domingo, 24 de octubre de 2010

S.A.R.I. el Sapa Inca sigue recorriendo el Tahuantisuyo

Royal and Imperial House of the Sun
Tahuantisuyo
.
 .
S.A.R.I. el Sapa Inca del Tahuantisuyo y Cte Grl de la Soberana Orden Militar de Caballería de San Ignacio de Loyola “Caballeros Americanos Siglo XXI” Excmo Señor Don Carlos Gustavo Lavado Ruíz y Roqué Lascano, visitará la primer semana del mes de noviembre el territorio perteneciente a la comunidad mapuche Curruinca
Sacsayhuamán Visita1, Visita  2

.
San Martín de los Andes fue fundada el 4 de febrero de 1898, sobre territorio perteneciente a la comunidad mapuche Curruhuinca. Hoy con más de cien años continua conservando algunos aspectos de su fisonomía de pueblo tradicional de cordillera, donde sus habitantes han colaborado para lograr un equilibrio entre el desarrollo urbano, en especial su arquitectura, con el ambiente natural utilizando materiales característicos como piedra y madera esenciales para la imagen de este escenario de cuentos de hadas y duendes.
.
Un poco de historia
.
En el siglo XVI, los mapuches vivían en lo que los conquistadores llamaron Arauco o Araucanía, las tierras comprendidas entre el valle de ILLAPEL al norte y la isla de Chiloé al sur, en la actual chile.
.
Los españoles lucharon duramente para conquistar a los araucanos, pero no pudieron dominar a ese pueblo guerrero y tenaz. Anteriormente, hacia fines del siglo XV, los Incas habían penetrado en las tierras mapuches, y parecía ser que, en la zona norte ejercieron su dominio, aunque no hubo una absorción de su cultura.
.
Lo cierto es que ya en el XVI, en medio de idas y vueltas, de ataques y contraataques, se fue desarrollando entre los dos bandos, blancos e indios, un comercio fluido. Los mapuches adoptaron rápidamente el caballo, un compañero que pronto se hizo imprescindible, y comenzaron a criar vacas y ovejas, que obtenían en los malones. Además, empezaron a intercambiar bienes con otras tribus del otro lado de la cordillera. Cada vez más a menudo, algunos grupos entraban en la Pampa y la Patagonia en busca de ganado y mercancías.
.
Desde el siglo XVIII, muchas tribus se establecieron definitivamente en lo que hoy es la Argentina.
.
El proceso de mezcla de aspectos culturales de pueblos de la Araucanía con los de los pueblos de la Pampa y el norte de la patagonia es conocido como araucanización.
.
Desde ayer hasta Hoy
.
En la primera mitad de 1500, el conquistador Pedro de Valdivia salió desde Perú y comenzó la conquista del actual territorio chileno. Para subsistir, los españoles necesitaban esclavos indígenas. Pero los araucanos eran un pueblo luchador y el estado de guerra fue casi permanente. Hacia fines del siglo XVI los aborígenes se hicieron realmente fuertes y los españoles decidieron que sería muy fácil conquistarlos. Comenzaron entonces las expediciones esclavistas del otro lado de la Cordillera de los Andes, aunque algunos exploradores ya se habían internado en el actual territorio argentino. En 1620, Juan Fernández y Diego Flores llegaron hasta el Nahuel Huapi.
.
Esta presión de los españoles, la fertilidad del suelo que hoy es Argentina y la casi nula resistencia puesta por los habitantes del lado este de la cordillera (Tehuelches septentrionales y meridionales), hizo que una rama del pueblo araucano, Los Mapuches, invadieran prácticamente toda la patagonia hasta áreas de ciudades hoy conocidas como Bahía Blanca e incluso Mar del Plata.
.
Sin embargo durante fue durante los años del 1800 cuando el pueblo mapuche comienza a encontrarse con un oponente que podría fin a sus días y es el hombre blanco de hoy, llamado criollo para nosotros o huinca por ellos.
.
Luego de soportar diferente ataques y dar respuesta por medio de los llamados malones, en 1879 comienza el primer embate serio contra el pueblo mapuche, por medio de la primer campaña del desierto enviadas por
.
Roca ministro de guerra por esos días.
.
En este primer ataque intervienen 6000 soldados de 5 divisiones y llevan las fronteras Huincas hasta el Río Negro y Neuquen.
.
Hubo una segunda campaña y en el año 1881 se envía la tercera y última campaña del desierto y arremetida contra el pueblo aborigen.
.
En 1884 se entregan personajes representativos y conocidos como Namuncurá, Inacayal y Foyel y finalmente el último de los rebeldes, Sayhueque el 1ro. de Enero del año 1885 en el fortín de lo que hoy es Junín de los Andes, obviamente diezmados, maltrechos debiles y fudamentalmente cansados de huir.
MAPUCHES DE HOY
.
En nuestros días existen muchas comunidades mapuches, tanto en la Argentina (en Neuquén, Río Negro, Chubut, Buenos Aires y La Pampa) como en Chile. Además, gran cantidad de aborígenes vive en las ciudades y pueblos. A pesar de que no existen cifras en el ámbito nacional (el último censo nacional indígena se realizó en la década del ´60), las investigaciones señalan que son cerca de 30.000 los que viven en grupos y 25.000 los que habitan dispersos en el país. En la provincia de Neuquén, se calcula que los aborígenes representan cerca de un 10% de la población.

En el Parque Nacional Lanin habitan 7 comunidades.
.
La Situación actual
.
En síntesis, a pesar de la lucha por conservar sus raíces, su cultura, su identidad, los mapuches viven hoy una situación difícil, muy parecida a la de sus otros hermanos indígenas. Y, como es obvio, no quedan afuera de la problemática económica, laboral y cultural que vive el país en general.
.
Resumen confecionado por: Gigliola Paschetta
Origen: Cuentan los Mapuches - Koessler
Diccionario Mapuche - Editorial Guadal
Vaya nuestro agradecimiento

.
.

jueves, 21 de octubre de 2010

Invitación de la Gendarmería Nacional Argentina, con motivo de la Creación de la Dirección de Comunicaciones e Informática

Invitación del señor Director de Comunicaciones e Informática de la Gendarmería Nacional Argentina, Comandante General Don Roberto Roque Frontini, a la Misa de Acción de Gracias  y al almuerzo de Camaradería con motivo de la Creación de la Dirección de Comunicaciones e Informática (ex Dirección de Comunicaciones)
.



Cte Pr (R) Lavado Roqué, Cte Grl Roque Frontini,Cte Pr (R) Martinez
.

miércoles, 20 de octubre de 2010

World Jurist Association - Presidente for the Américas

.
.
El día miércoles 20 de Octubre de 2010, El Excmo Cte Grl de la Orden, Don Carlos Gustavo Lavado Ruíz y Roqué Lascano; asistió, invitado por S.E. el Cab Grl Br (R) D Heriberto Justo Auel SOMCSHIL, a la disertación titulada
.
“CRISIS JURÍDICA DE LA REPRESENTACIÓN POLÍTICA EN LA ARGENTINA”
.
a cargo del Dr. Luis Boffi Carri Pérez, Presidente for the Américas World Jurist Association, en el Círculo Militar – Palacio Paz.
.
S.E. Ofelia Beatriz Menéndez de Varela
Consejera de Relaciones Públicas del
Excmo Sr Comandante General
Sapa Inca del Tahuantisuyo

.

sábado, 16 de octubre de 2010

Civilizción Inca (video documental The History Chanel). El mito de Inkarri (El regreso del Sapa Inca)



Pachacútec IX Sapa Inca
Rey del Cusco
Emperador del Tawantinsuyo
9° Rey del Cusco 1438 - 1471 Predecesor Huiracocha Inca Sucesor Túpac Yupanqui 1° Emperador del Tawantinsuyo 1438 - 1471.Sucesor Túpac Yupanqui  Nacimiento alrededor de 1400 Palacio de Cusicancha, Cusco  Fallecimiento alrededor de 1471 Palacio de Patallacta, Cusco. Consorte Mama Anahuarque Dinastía Hanan Cusco.
Haga click  debajo para ver video
.
Hablar de los incas es comentar de la rica historia del Perù y de pachacutec como el inca mas importante que tuvo el imperio, el organizador, el estadista, el conquistador, el que conquisto a otros pueblos contemporaneos pero a su vez los unifico respetando sus creencias, costumbres y asimilando sus conocimientos. Pachacútec (quechua: Pachakutiq) fue el noveno gobernante del estado Inca y quien lo convirtió de un simple curacazgo a un gran imperio: el Tahuantinsuyo. Aunque no había sido designado como sucesor por su padre el Inca Huiracocha, dirigió una defensa militar ante el belicoso ejército Chanca mientras que éste y su hermano Inca Urco habían huido del señorío. La victoria sobre los chancas hizo que Huiracocha lo reconociera como su sucesor alrededor de 1438. Como parte de su visión de estadista y caudillo guerrero conquistó muchas etnias y estados, destacando su conquista del Collao que acrecentó el prestigio de los incas y particularmente de Pachacútec, quien por la notable expansión de sus dominios fue considerado un excepcional líder, dando vida a historias épicas e himnos gloriosos en tributo a sus hazañas. Numerosos curacas no dudaban en reconocer sus destrezas e identificarlo como "hijo del Sol". Mientras aún vivía, su hijo y sucesor Túpac Yupanqui derrotó al señorío Chimor y continuó con la expansión del Tahuantinsuyo. Además de conquistador, guerrero y emperador, diversas crónicas afirman que fue también un gran administrador, planificador, filósofo, observador de la psicología humana y carismático general.Pachacútec es el primer inca del cuál se encuentran referencias históricas que corroboran su existencia, por cual es llamado reconocido como el "primer inca histórico", sin embargo, la implicancia de su figura y legado, así como el de su denominación, lleva a pensar a varios estudiosos que tiene una importacia mucho mayor que la de solo un personaje, llegando a representar el inicio de toda una época de transición y reestrucutación para la sociedad inca, etapa de cambios que continuaría posterior a su muerte alrededor de 1471, por su hijo Túpac Yupanqui y su nieto Huayna Cápac.«
.

EL MITO DE INKARRI

Por Alcides Manrique Álvarez
.
Era el año de 1572, la plaza del Cusco se encontraba atestada de personas entre indígenas y españoles. El virrey Francisco de Toledo los había convocado para que presencien la ejecución del último Inca de Vilcabamba Felipe Túpac Amaru. El pueblo al ver a su Inca, con una soga al cuello y las manos atadas siendo escoltado por quinientos lanceros cañaris, pidió su libertad a gritos. Ante este bullicio, el Inca hizo una señal para que guarden silencio. En el tabladillo se encontraba el verdugo cañari que procedió a prepararlo para la decapitación.
.
Túpac Amaru I fue decapitado por orden del virrey Toledo en la plaza del Cusco en 1572.

El Virrey Francisco de Toledo estaba dispuesto a organizar el Virreinato del Perú, y para lograrlo consideraba que debía estar pacificado; es decir, no debía existir ninguna clase de oposición. Túpac Amaru hasta el final se mantuvo orgulloso e inclusive comunicó que no conversaría con el virrey Toledo por ser un mayordomo de otro Inca, haciendo alusión al Rey de España. El Virrey dio la orden al verdugo cañari y este lo decapitó.
.
El pueblo al presenciar la muerte de su Inca vio desmoronarse la esperanza de la restauración del Tahuantinsuyo; porque su muerte significó el final de la resistencia de los Incas de Vicabamba. Sin embargo, ante la imposibilidad de cambiar los hechos, surgió en el pueblo andino otra resistencia; esta vez ideológica, con el mito del Inkarri que es la esperanza mesiánica del regreso del Inca. Este mito señala que la cabeza decapitada del Inca generaría un nuevo cuerpo, el cual tomando vida instauraría un nuevo orden o cosmos.
.

.

Mujeres de la elite incaica en el drama de la conquista. Sara Beatriz Guardia

.
.


La mestiza Francisca Pizarro y su viaje a España. (1534-1598)•
.

Francisca Pizarro- primera mestiza del Perú


Resumen
.
En este trabajo se muestra cómo las primeras alianzas y concubinatos entre los conquistadores y las mujeres de la elite incaica tuvieron una importante repercusión histórica, social, cultural y económica en las primeras décadas del descubrimiento del Perú. Francisca Pizarro, la hija del conquistador español Francisco Pizarro y de Quispesisa, hija del Inca Huayna Cápac y de Contarhuacho, Curaca de Tocas y Huaylas, se convirtió en la primera mestiza del Perú y de América Latina que heredó una considerable riqueza, viajó exilada a España donde permaneció varios años en el Castillo de la Mota en compañía de su esposo, hermano de su padre, Hernando Pizarro. Viuda a los 44 años, y tres años después a una edad en que las mujeres de esa época ingresaban a los conventos o permanecían al cuidado de su familia, se casó con Pedro Arias Dávila Portocarrero, hijo del Conde de Puñoenrostro, mucho menor que ella.
..
Introducción
.
La conquista española produjo un encuentro violento entre dos mundos diferentes, y significó el comienzo de una relación signada por caminos contrapuestos plenos de conflictos, acuerdos y discrepancias. La presencia hispana marcó la construcción de colonias españolas en las que se impuso religión, idioma, costumbres, economía y cultura en tanto proceso de transformación y transculturación; no obstante, los vencidos conservaron sus creencias a ultranza en un intenso proceso de resistencia indígena que repercutió profundamente en nuestra historia y en la construcción de una identidad nacional.
.
En la consolidación de la presencia española y del mestizaje, cobra particular significado la relación entre los conquistadores y las mujeres de la elite incaica; porque, además de su dimensión social, humana y cultural, reflejan la articulación y negociación de estas alianzas políticas en el ámbito público y privado, al convertirse en sus esposas, concubinas, y madres de los primeros mestizos compartiendo vida y patrimonio. También en aliadas y defensoras como cuando Manco Inca sitió Lima en 1536.
.
Pero, quiénes eran los vencedores y quiénes los vencidos, qué se regulaba y qué se negociaba en estas relaciones. En 1532, tanto los españoles como los habitantes del Imperio Incaico atravesaban por momentos decisivos de su historia. Solo hacía cuarenta años que los españoles habían arrebatado Granada en poder de los árabes hasta 1492. Expulsaron a los judíos, e iniciaron una serie de reformas tendientes a afianzar la unificación de los reinos bajo la regencia de los Reyes Católicos. Pacificación interna, reformas económicas y homogenización religiosa, promovida por la Inquisición, son algunas de las características esenciales de la constitución de España como nación.
.
La identidad española devino así, en su condición radical de cristiana y católica decidida a combatir todo lo que significaba otras creencias y otras culturas, hecho que dejó profundas huellas y heridas en la construcción de la sociedad colonial. “Enfrentados a una nueva realidad, los conquistadores terminaron construyendo nuevas formas de marginación y exclusión, ligados a la explotación colonial” (Manrique,1999)[1].
Pero esta exclusión no estuvo basada en un racismo en términos de raza y color, sino en intransigencia y exacerbado resguardo de la religión católica frente al infiel y al idólatra.
.
Mientras que en el Imperio Incaico a la llegada de los españoles había estallado la guerra civil. A la muerte del Inca Huayna Cápac, la lucha fraticida entre Huáscar y Atahualpa convulsionó el Tahuantinsuyo, un vasto imperio que abarcó desde el sur de Colombia, atravesando Ecuador, Perú, Bolivia, y el noroeste de Argentina hasta Chile. El enfrentamiento militar en franca disputa por el poder, agudizó las contradicciones entre los curacas, entre el poder Inca y los demás pueblos que habían sido conquistados, y significó la división de un imperio que solo tenía un siglo de existencia en el momento de la conquista. Todo lo cual explica la falta de unidad, y la razón por la que fue vencido en un tiempo relativamente corto, aunque la resistencia se extendió a lo largo de dos siglos.
..
A través de un documento que no ha sido suficientemente valorado, como señala el historiador peruano, Rafael Varón, que es la declaración de testigos en el juicio seguido por Hernando y Francisca Pizarro contra la corona por los gastos realizados durante la conquista, es posible tener una aproximación de la reacción indígena ante la llegada de los españoles. El documento está conformado por dieciocho testimonios de quienes vivieron en esta etapa, presenciaron el saqueo de Pachamacac perpetrado por Hernando Pizarro, y once de ellos participaron en el sitio a Lima en 1536.
.
Las declaraciones que dejaron traslucir sus sentimientos y prejuicios, no eran precisamente ingenuas, y algunas respuestas aparecen sospechosamente iguales[2]. Lo que no resta su importancia histórica. Lo primero que aparece son manifestaciones de sorpresa y asombro: “han llegado hombres barbudos en casas por el mar”; “ellos y sus caballos se alimentan de oro y plata”. De la curiosidad pasaron a ver a los españoles como una amenaza, y el punto “en el que todos los declarantes concordaron fue en su franco desprecio hacia el conquistador y sus hermanos. Un testigo manifestó que oyó decir a Manco Inca y a Villac Umu, que “antes se dejarían todos despedazar que no sujetarse a los Pizarros” (Varón, 1997:226).
.
En el estudio de las fuentes hay que tener en cuenta, además, que los primeros cronistas que recogieron la tradición oral del Imperio fueron: Pedro Cieza de León, en 1550, y Juan de Betanzos en 1551; que otros lo hicieron cuando ya el imperio estaba destruido; e incluso hubo quienes utilizaron la versión de los conquistadores. A esto se agrega, el escaso conocimiento que tuvieron los españoles del idioma quechua; lo cual, según Garcilaso, era la causa de que el indio entendiese mal lo que el español preguntaba y el español entendiese peor lo que el indio respondía. Sin embargo, varias crónicas fueron escritas por hombres de origen andino: Titu Cusi Yupanqui, Pachacuti Yamqui, y Felipe Guaman Poma de Ayala.
.
Pero lo más importante es que esta información no correspondía a las categorías de la España del siglo XVI, y con el fin de ordenarla de acuerdo a su ideología trasladaron “a la América andina no solo las nociones de “legitimidad” y “herencia” existentes en Europa, sino que identificaron al Inca con un rey europeo.
.
Introdujeron en los Andes la noción europea de “monarquía”, que suponía un gobernante, lo que es discutido hoy día cuando se aprecia que la organización política andina fue mayormente dualista”(Pease, 1994:16-17) La mirada de los cronistas tuvo, también, un sesgo de superioridad hacia los indios, a quienes consideraron idólatras, dependientes, e infantiles. Y, así como la tradición intelectual les negó un lugar en la historia a los pueblos colonizados, también lo hizo con las mujeres (Silverblatt, 1990); por cual la reconstrucción de su pasado asume características complejas, y en muchos casos difíciles de interpretar (Guardia,2002.).
[5].
Al Inca lo identificaron con el Rey, a la Coya con la Reina, y a sus hijos con los príncipes, "…tan príncipes e infantes como los de Castilla", según Fray Bartolomé de las Casas. Los señores de menor importancia fueron llamados caciques, y las mujeres, cacicas, término de origen caribeño utilizado en las traducciones hispanas; mientras que los que ejercían alguna instancia de gobierno eran apodados "principales". Por ello, uno de los aspectos más polémicos fue el reconocimiento de los derechos de la nobleza incaica, impulsado por consideraciones e intereses políticos y económicos. Según Real Cédula del 1 de octubre de 1543, se legitimó a los descendientes del Inca Huáscar, y por Real Cédula del 9 de mayo de 1545, a los hijos del Inca Huayna Cápac. Incluso, la Real Cédula del 22 de marzo de 1697, equiparó a los descendientes de familias de la nobleza incaica con los hidalgos castellanos, otorgándoles el derecho a ejercer puestos, usar escudos de armas, y por Real Cédula del 26 de marzo de 1698, a utilizar el tratamiento honorífico de "Don"1, y a las mujeres de “Doña”2.
.
Sin embargo, la sucesión y las cuestiones relativas a la herencia andina diferían sustancialmente de la concepción hispana. En primer lugar, el poder no fue un privilegio masculino puesto que las mujeres lo ejercieron también; prueba de ello es la función que cumplieron las Coyas, esposas principales del Inca, y que algunos repartimientos estuvieron gobernados por mujeres curacas (Rostworowiski,1988:12). Esto obedecía a la concepción de dualidad andina, que fue una forma de concebir el mundo conformado por unidades contrarias. “Desde la tierra hasta las aldeas, pasando por el cuerpo humano, los animales y las plantas se entiende que todo tiene dentro principios que luchan entre sí y que, a la vez, se complementan ya que la existencia de cualquiera de ellos es condición para la existencia del otro. Esta multitud de oposiciones binarias consiguen, en conjunto, un equilibrio dentro del cual la vida es posible. El equilibrio no es, por supuesto, permanente”(Perez, 2000).
.
La sucesión andina estuvo definida por dos líneas de descendencia, una masculina y otra femenina, entendidas como relaciones de parentesco patrilineal y matrilineal, según criterios occidentales del siglo XVII (Hurtado,1993:34). Pero como no hubo propiedad privada, la herencia más que en sentido patrimonial tuvo que ver con el poder y su ejercicio. La mujer de mayor jerarquía fue la Coya, que alcanzaba ese status el mismo día que el Inca asumía el mando en una ceremonia que se realizaba en forma paralela: "habrán de saber que el Ynga que ansi es señor tiene una mujer principal y esta ha de ser de su deudo y linaje hermana suya o prima hermana suya a la cual mujer llaman ellos Piviguarni (...) y a esta tal señora recibía el Ynga por mujer principal el día que tomaba la borla del estado e insignia real"(Betanzos,1987:78).
.
La elección de la Coya y su posterior unión con el Inca, se realizaba a través de alianzas complejas y difíciles entre las panacas3, decisivas en la transmisión del poder(Rostworowiski ,1983), y en el gobierno del futuro Inca por la constante pugna que existió entre las panacas del Inca y las de la nobleza local y regional. El poder también tuvo representación en las celebraciones rituales, la Coya considerada sagrada al igual que al Inca, era la mujer principal "a la cual temían e respetaban los señores de la ciudad del Cusco como los demás señores de toda la tierra como a su tal reina e señora principal de todos ellos" (Betanzos, 1987:79). Las fiestas en celebración al Sol, eran presididas por el Inca, y las fiestas a la Luna por la Coya; y ambos tenían un lugar privilegiado en el Templo al Sol: “En este mismo sitio y gran palacio estaba el de la Gran Coya, y era casi tan grande como el del Inga. Tenía templos, baños y jardines, así para su persona como para sus ñustas, que eran como damas, las cuales eran más de doscientas” (Morua,1946:181)14.
.
En Nueva Crónica y Buen Gobierno, Felipe Guaman Poma de Ayala describe a las Coyas de manera más amplia que otros cronistas, pero no menciona a las esposas secundarias que también ejercieron poder como Contarhuacho y Añas Colque, mujeres secundarias de Huayna Cápac, que ocuparon una posición de privilegio (Soriano, 1978:252)15. Contarhuacho, fue designada por Huayna Cápac: Señora de Tocas y Huaylas, función que hay que interpretar, según Espinoza Soriano, “como sinónimo de curaca o cacica, es decir, como persona que tiene poder y mando político, económico y administrativo”. Lo mismo que Añas Colque, también de la elite de Huaylas, aunque de esta última no existe mayor documentación.
.
Mujeres de la elite incaica
.
En 1532, Francisco Pizarro desembarcó en Tumbes, actual frontera entre el Perú y Ecuador, y poco después inició el ascenso de la cordillera andina con el objetivo de llegar a Cajamarca donde, según informes de Francisco de Soto se encontraba el Inca Atahualpa, lo que confirma Pedro Pizarro en su crónica: “Atabalipa estaba en unos baños questan poco más de media legua del asiento de Caxamalca” (Pizarro,1971:28).
.
Durante el trayecto, Pizarro le envió un mensaje señalando que venía a tributarle respeto y prosiguió viaje hasta que el 15 de noviembre de 1532 llegó a Cajamarca encontrándola totalmente abandonada. Mandó que todos permanecieran en la plaza sin apearse del caballo hasta que llegara el Inca, y se dispuso a estudiar la defensa. La plaza, según Francisco de Jerez, era “mayor que ninguna de España, toda cercada con dos puertas, que salen a las calles del pueblo. Las calles son de más de doscientos pasos en largo, son muy bien hechas, cercadas de tapias fuertes” (Jerez:65).
.
Impaciente por la espera, Pizarro envió dos embajadas para saludar al Inca, una de Francisco de Soto y la otra de su hermano Hernando. Al llegar al lugar donde se encontraba Atahualpa, el Inca rodeado de un numeroso séquito, no los miró, ni respondió, “sino que un principal suyo respondía a lo que el capitán hablaba” (Jerez: 68). Finalmente, acordaron el encuentro para el día siguiente. El 16 de noviembre de 1532, Atahualpa entró a Cajamarca.
.
“Traíanle muchos indios sobre los hombros en alto y tras destas venían dos literas y dos hamacas, en que venían otras personas principales; luego venía mucha gente en escuadrones con coronas de oro y plata” (Jerez: 72).
.
Al llegar a la plaza principal, se le acercó el dominico Fray Vicente Valverde con una cruz en la mano y la Biblia en la otra, acompañado de un intérprete, el indio Felinillo4. El Inca no comprendió “los curiosos argumentos con que el religioso quiso establecer una relación entre Pizarro y San Pedro (…), y sobre nociones acerca de la Trinidad, si como dice Garcilaso, el interprete Felinillo le explicó este misterio diciéndole que los cristianos creían en tres dioses y un Dios que hacían cuatro” (Prescott,1955:268) 9.Tomó la Biblia, la observó y luego la arrojó al suelo. Hecho que sirvió de argumento para apresarlo, y después fue ejecutado.
.
Mientras desde distintos lugares del Imperio partían hacia Cajamarca miles de toneladas de oro para pagar el rescate de Atahualpa, su hermana, Quispesisa, hija del Inca Huayna Cápac y de Contarhuacho, originaria de Ananguaylas y Curaca de Tocas y Huaylas, se encontraba en el Cusco. No se tiene fecha precisa de cuando llegó Quispesise a Cajamarca a visitar a su hermano preso ni la razón de su presencia que suscitó el interés del conquistador. Probablemente para ganarse la simpatía de Pizarro, Atahualpa la entregó y poco después fue bautizada con el nombre de Inés Yupanqui Huaylas, más conocida como Inés Huaylas. Alonso Borregán, dice que Atahualpa estaba también acompañado de “una india señora muy hermosa que después de bautizada la llamaron Angelina (Borrega, 1948:86). Se trata de Cuxirimay Ocllo, joven de la nobleza incaica destinada a Atahualpa, y por quien Pizarro habría sentido mayor inclinación pero no se atrevió a disputarla.
.
Aunque existe escasa documentación de 1532 a 1533, lo cierto es que con la invasión se inició un período de predominancia de Francisco Pizarro, sus hermanos y parientes. Una forma de afirmar y consolidar esta hegemonía fue a través del matrimonio con mujeres de la elite incaica, hecho que tuvo repercusiones políticas como veremos más adelante. Este vínculo entre vencedores y vencidas, se dio en un contexto de la imposición de un sistema de producción y de una cultura que fragmentó las relaciones de parentesco de la sociedad Inca, y trastocó la relación entre sociedad y naturaleza, entre grupos sociales, y entre mujeres y hombres, las mismas que estaban estructuradas según los principios de la reciprocidad y redistribución” (Silverblatt,1976:81).
.
Sin embargo, y probablemente porque no tuvieron representación en el poder, los indios no se casaron con españolas. Al respecto, Rafael Varón señala que Martín, el segundo interprete de la conquista, “fue uno de los contados indígenas que se casó con una española, recibiendo de Pizarro la encomienda de Huaura” (Varón,1997: 228).
.
Pero no solo se trataba de alianzas políticas, fueron muy pocas las mujeres que llegaron en los primeros años de la conquista5. Figuran entre las primeras: Isabel Rodríguez, llamada La Conquistadora, Inés Muñoz, cuñada de Francisco Pizarro, y María de Calderón, a quien Francisco de Carvajal mandó asesinar durante las guerras civiles entre españoles. La emigración de las mujeres españolas hacia América está registrada en el siglo XVI de manera muy escueta. La travesía por mar y la epopeya que constituyó para estas mujeres llegar al nuevo mundo, es un tema sin rastro en la historia.
.
"No obstante, existe una valiosa documentación en el Archivo General de Indias en los libros que llevaba de manera casi exhaustiva la Casa de Contratación de Sevilla” (Santana, 1986:32).
.
En ellos está consignado el movimiento económico, comercial y de personas entre España y las colonias. En los seis primeros tomos del Catálogo de Pasajeros a Indias de 1509 a 1579, las mujeres están clasificadas en casadas, solteras, viudas y mujeres cuyo estado civil no se especifica. Durante estos 70 años, llegaron al Nuevo Mundo 7,451, mujeres. Es decir, un promedio aproximado de 106 al año.
.
Con el objetivo de impulsar los reagrupamientos familiares, la corona propició que viajaran las mujeres de los colonizadores (Mariscal, 1997), dictando leyes que disponían el otorgamiento de indios y tierras a los casados y amenazándolos con quitárselos si no se reunían con su mujer, o fijando fianzas de 2,000 pesos de oro a los casados que venían solos. Pero fracasó en su intento, lo cual indica que la conquista y colonización también repercutieron en la sociedad española al originar una dislocación familiar, pues un número considerable de mujeres se vieron obligadas a convertirse en jefes de familia, algo inusual en la España de la época (Mariscal,1997: 34).
.
En el momento de unirse a Pizarro, que entonces tenía más de cincuenta años, Inés Huaylas era una adolescente de quince años, si aceptamos que su fecha de nacimiento fue entre 1516 y 1517 (Rostworowiski, 1989:17). Tuvieron dos hijos: Francisca (1534), y Gonzalo (1535). Una de los hechos más relevantes de esta alianza tuvo lugar en el período más trágico para los conquistadores durante el levantamiento de Manco Inca. Conducido por Pizarro al Cusco con el ofrecimiento de otorgarle una cierta soberanía, Manco Inca fue traicionado y apresado. Tras un fallido intento de fuga, solicitó en abril de 1536 permiso para asistir a una celebración incaica prometiendo a Hernando Pizarro traerle a su retorno una enorme estatua de oro. Poco después los españoles se enteraron que había proclamado el inicio de la insurrección, apoyado por el Vilca Umu, el gran sacerdote del Sol.
.
La insurrección de Manco Inka tuvo dos etapas. La primera comprende el sito al Cusco y a Lima, y la segunda es principalmente de resistencia en Vilcabamba. Durante el sitio al Cusco, las cuatro expediciones que envió Francisco Pizarro con el fin de socorrer a sus hermanos fueron aniquiladas, y los rebeldes iniciaron la marcha hacia Lima desde el norte, centro y sur. Después de varios enfrentamientos, el 18 de agosto de 1536, Lima estaba sitiada por un numeroso ejército al mando del general Kisu Yupanqui. Pero la unión de Inés Huaylas con Pizarro tendría consecuencias funestas para el movimiento insurreccional de Manco Inca, por el estrecho vínculo que se había establecido entre Pizarro y los pobladores de Huaylas, ubicada en el Callejón de Huaylas en la sierra norte del Perú, y entonces dividida en Ananguaylas y Ruringuaylas.
.
“Fue Contarhuacho quien informó a Pizarro de la sublevación indígena de Manco Inca en 1536. Más aún, estas fuentes aseguran que el sitio impuesto por la resistencia imperial incaica sobre Lima se levantó a causa de los diez mil indígenas que envió Contarhuacho desde Huaylas” (Varón,1997: 253). Varios documentos indican que entre las principales causas de la derrota de Manco Inca, figura la importante fuerza enviada por Contarhuacho (Guillén,1994), madre de Inés Huaylas en apoyo de los conquistadores. Este, además, no fue el único apoyo brindado por los huaylas: Paullu, hijo de Huayna Cápac y Añas Colque, mujer de la elite de los huaylas, fue nombrado Inca en reemplazo de Manco Inca, pero no tuvo una presencia relevante. Reclamó algunos derechos en Huaylas y Arequipa, y se bautizó con el nombre de Cristóbal, así como su esposa, Mama Tocto Ussica, se convirtió en Catalina. También, Añas Colque tomó el nombre de Juana.
Distinta, sin embargo, fue la actuación de la Coya Azarpay, otra hija de Huayna Cápac. A la muerte de su hermano, Tupa Hualpa, y decidida a no caer en manos de los españoles huyó desde Jauja hacia Cajamarca, donde fue apresada y enviada a Lima. Francisco Pizarro la alojó en su casa probablemente con la intención de utilizarla en una negociación futura, aunque también porque suponía que conocía el lugar donde se escondía un gran tesoro incaico.
.
Frente a una mujer de mayor jerarquía, y que podía desempeñar un rol destacado en futuras alianzas de la nobleza incaica con los conquistadores, Inés Huaylas sintió desde el primer momento no solo celos sino una rivalidad extrema hacia Azarpay, y para librarse de ella la acusó “de conspirar contra los españoles y sin mayor juicio, ni razones, Pizarro ordenó que se le aplicasen garrote en la misma pieza donde se encontraban reunidos” (Rostworowiski,1989:28).
.
Fracasado el intento de tomar el Cusco y Lima, Manco Inca se retiró a Vilcabamba, al norte del Cusco, en la provincia de La Convención. Tuvo tres hijos: Sayri Túpac, Titu Cusi Yupanqui y Túpac Amaru, conocidos como los Incas de Vilcabamba. El primero en sucederle fue Sayri Túpac, quien en 1557 aceptó la autoridad hispana a cambio de una encomienda en Yucay. Después de su muerte a quien le correspondía la sucesión era a Túpac Amaru, pero como era menor de edad, Titu Cusi Yupanqui asumió la conducción desde Vilcabamba. El entonces Gobernador del Perú, Lope García de Castro, entabló negociaciones con Titu Cusi quien capitulo el 24 de agosto de 1566.
.
En estas circunstancias, el padre Marcos García, escribió a su solicitud un memorial titulado: "Instrucción del Inka Titu Cusi Yupanqui para el licenciado Lope García de Castro", que a pesar de algunos errores constituye un documento importante para conocer ese período. Según, Porras Barrenechea, también porque “hay algunos atisbos e impresiones directas del espíritu indio frente a los españoles o viracochas. Así, cuando dice, para describir a los conquistadores, que eran hombres barbados que hablaban a solas con unos paños blancos -para decir que leían-, que iban sobre animales que tenían los pies de plata y que eran dueños de algunos illapas o truenos”(Barrenecheas,1986).
.
Precisamente, Titu Cusi Yupanqui, refiere que cuando fue apresado su padre, Manco Inca, Juan Pizarro6 no sólo quería oro sino a su hermana, la Coya Cura Ocllo. A fin de no entregarla, Manco Inca le ofreció muchas otras mujeres que no fueron aceptadas, hasta que presentó a Inguil, compañera de su hermana y mujer muy bella:
.
""Señor Manco Inca: si ella es para mí, déseme luego, porque ya no lo puedo sufrir".Y mi padre, dijo. "Mucho de enhorabuena, hace lo que quisiérades" Y él así fue para ella a besarla y abrazar como si fuera su mujer legítima de lo cual se rió mucho mi padre y a los demás puso en admiración, y a la Inguill en espanto y pavor (…) daba gritos como una loca, diciendo que no quería arrostrar a semejante gente. (Pero) mi padre la mandó con mucha furia que se fuese con ellos, y ella más de miedo que de otra cosa, hizo lo que le mandaba y se fue con ellos( Yupanqui,1973:67).
.
A la muerte de Titu Cusi Yupanqui, le sucedió el Inca, Túpac Amaru I, a quien el virrey Francisco de Toledo, tras cruenta campaña, lo apresó decapitándolo en el Cusco, en 1572. Al parecer, el último refugio de Túpac Amaru, habría sido la ciudadela de Choqequirau, un inaccesible lugar que no fue conocido por los conquistadores, y que por lo mismo despertó el interés de viajeros en el siglo XIX. El francés De Sartiges, quien la visitó en 1834, dice que debido al abandono de siglos la vegetación cubría “no sólo las calles, sino las casas y las mismas paredes estaban cubiertas de plantas trepadoras. Imposible dibujar el conjunto de la ciudad” (Sartiges, 1947:101-104).
.
Otra ilustre mestiza es Beatriz Clara Coya, hija única de Sayri Túpac y Cusi Huarcay. A la muerte de su padre, Beatriz Clara Coya se convirtió en una mujer muy rica al heredar el valle de Yucay. Fue educada en el Convento de Santa Clara del Cusco hasta los ochos años, y después conducida por su madre a la casa de Diego Maldonado, con el propósito de comprometerla en matrimonio con Cristóbal Maldonado Arias.
.
Pero la corona se opuso por considerar inconveniente la unión de una familia española, rica e influyente, y una importante descendiente de la nobleza incaica. Además, Titu Cusi Yupanqui, puso con condición para firmar la paz con los españoles el matrimonio de su hijo, Quispe Tito, con Beatriz Clara Coya. Tampoco la corona aceptó este matrimonio y la niña tuvo que regresar al convento donde permaneció hasta cumplir los quince años. Conciente de la importancia de estas uniones, la corona las aceptaba si consolidaban su hegemonía, y las rechazaban si la ponían en peligro.
En 1568, el virrey Francisco de Toledo llegó a Lima acompañado por Martín García Oñez de Loyola, caballero de la Orden de Calatrava, y sobrino de Ignacio de Loyola, fundador de la orden jesuita.
.
En recompensa por su participación en la ejecución de Túpac Amaru I, tío de Beatriz Clara Coya, el virrey se la entregó en matrimonio. Así, García Oñez de Loyola, tomó posesión del valle de Yucay y de una cuantiosa herencia. La importancia que tuvo este matrimonio para los españoles, está expresado en el retrato al óleo de la pareja que puede verse en la Iglesia de la Compañía de Jesús del Cusco.
Posteriormente, en 1592, el virrey Toledo nombró a García de Loyola, Gobernador y Capitán de las provincias de Chile, donde en Valparaíso nació la hija de ambos: Ana María. Según documentos del Archivo Departamental del Cusco, pertenecientes a la Colección de Documentos de don Vicente García, Martín García de Loyola, en su calidad de administrador de los bienes de su hija, entabló juicio contra el Fiscal en 1589, por la posesión de 563 tributarios en los repartimientos de Yucay y Xaquixaguana. En 1598, a la muerte de su esposo, doña Beatriz Clara regresó a Lima donde murió el 21 de marzo de 1600. Fue entonces que la corona ordenó que Ana María Loyola viaje a España donde se casó con Juan Enríquez de Borja, nieto de San Francisco de Borja y Marqués de Alcañices. Por este matrimonio, el rey Felipe III le concedió el título de Marquesa de Santiago de Oropesa.
.
La mestiza Francisca Pizarro
.
En 1533, Francisco Pizarro partió a Jauja, donde fundó en octubre la ciudad como capital provisional de la gobernación de Nueva Castilla. El 23 de marzo de 1534, fundó el Cusco, y en diciembre de ese año nació Francisca Pizarro Huaylas en Jauja, siendo bautizada con grandes regocijos (Rostworowski 1989: 20). Poco después, el conquistador retornó a la costa, y el 18 de enero de 1535, fundó la ciudad de Lima. Dos años de viajes por llanuras, serranías y montañas, en buena parte acompañado de Inés Huaylas cuya presencia, no olvidemos que era hija del Inca Huayna Cápac, ha debido tener un significado particular para la población indígena, incluso de “legitimación” de la conquista. Miles de kilómetros por caminos construidos por los Incas para ir a pie o en llama. Difíciles para los caballos que se caían y se atascaban, pero que hicieron posibles largos recorridos porque estaban en perfecto estado, atravesaban valles y poblados y también tenían depósitos con provisiones (León,1943:344) .
.
Francisca fue legitimada por el Emperador Carlos V, el 27 de marzo de 1536, y Gonzalo, su hermano, por Real Cédula, dada en Monzón el 10 de octubre de 1537, algo que seguramente fue impulsado por el propio Pizarro. Su infancia transcurrió en un clima de violencia por la sublevación de Manco Inca, y las conspiraciones y traiciones de los españoles en pos de riqueza y poder. A los cuatro años de edad fue separada de su madre cuando en 1538, Inés Huylas contrajo matrimonio civil y religioso con Francisco de Ampuero, paje de Pizarro que había llegado con Hernando Pizarro. Varón, dice que “la dejó y la hizo casarse con su criado Francisco de Ampuero”, porque de esta manera “se aseguraba de mantener el equilibrio en la aún informe sociedad colonial emergente: proporcionaba una noble, aunque indígena a Ampuero, y a doña Inés la apartaba de sí y la despojaba de sus hijos” (Varón,1997: 195).
.
A partir de ese momento, Francisca y Gonzalo quedaron al cuidado de Inés Muñoz, cuñada de Pizarro, y fueron educados expresamente con los patrones culturales de los conquistadores: la religión católica como elemento central, el idioma español en reemplazo del quechua, usos y costumbres hispanas como el gusto por el clavicordio y la música de entonces. También ha debido influir en su educación el carácter decidido y fuerte de Inés Muñoz, quien había perdido a sus dos hijos durante la travesía de España al Perú.
.
Libre de Inés Huaylas, Francisco Pizarro se unió con Cuxirimay Ocllo, bautizada con el nombre de Angelina, que aunque estuvo destinada a ser la esposa principal de Atahualpa, carecía de patrimonio e influencia. Es por esta razón que los dos hijos que tuvo con Pizarro: Francisco, que nació en 1537, y Juan que murió de niño, solo fueron reconocidos y no participaron de la herencia. Finalmente los hijos de Inés Huaylas eran nietos del Inca Huayna Cápac. A la muerte de Pizarro, Angelina se casó con el cronista español, Juan de Diez de Betanzos, y Francisco fue llevado a España en 1551. Tampoco los hijos de Inés Huaylas con Francisco de Ampuero: Martín, Alonso e Isabel, gozaron de mayores privilegios. Martín de Ampuero, nació en Lima el 27 de agosto de 1539, y llegó a ser Regidor perpetuo del Cabildo secular de Lima (1570-1612), probablemente contó con el apoyo y la influencia de Francisca Pizarro, quien le otorgó una carta poder desde Trujillo, España, el 25 de mayo de 1578, para que defienda sus intereses en el Perú.
.
En esos años, las desavenencias entre Almagro y Pizarro, que surgieron cuando Almagro llegó en 1533 con refuerzos desde Panamá y se encontró que el tesoro de Atahualpa solo le correspondía a quienes habían participado de su captura, se fueron acentuando. Almagro tampoco tuvo presencia en las expediciones al Cusco que terminaron con el saqueo del tempo de Coricancha, donde los conquistadores obtuvieron el más grande tesoro acumulado hasta ese momento que consistía en más de un millón y medio de pesos y, además, fue relegado también en los puestos de poder político. Diego de Almagro se sublevó en el Cusco contra Pizarro, y en abril de 1538, Gonzalo Pizarro lo venció en las batallas de Salinas y lo ejecutó.
.
Tres años después, el 26 de junio de 1541, Almagro el Mozo vengó a su padre. Irrumpió en la casa de Francisco Pizarro, lo asesinó, y se proclamó gobernador. También fue asesinado Francisco Martín Alcántara, medio hermano de Pizarro y esposo de Inés Muñoz, y personas del entorno, finalizando así diez años de gobierno de Pizarro en el Perú. Francisca, que entonces tenía siete años, quedó huérfana siempre al cuidado de Inés Muñoz, a quien Porras Barrenechea califica como una de las mujeres más valientes de su época. En un clima de violencia y temor que produjo el asesinato de Pizarro, Juan Barbarán, hombre leal al conquistador, fue el único que se atrevió a retirar su cuerpo y enterrarlo.
.
En su testamento de 1537, Pizarro encargó la tutoría de sus hijos a Francisco Chávez y a Diego Mejía de Prado en España, y en el Perú a Francisco Martín de Alcántara. Posteriormente incorporo a Hernando Pizarro. Es significativo el silencio de Pizarro frente a Inés Huaylas, a quien en el testamento no la menciona ni como mujer ni como madre de sus hijos. Mucho menos heredera de su inmensa fortuna repartida en todo el Perú.
.
Poseía casas, minas, huertos, ingenios de azúcar, ganado, navíos, encomiendas: repartimiento de Huaylas, Lima, Chuquitanta, Atabillos, Huaura y Yucay. Pero a la muerte de Pizarro, Hernando estaba en España y los demás tutores murieron con él o en un período cercado. Ese fue el momento más crítico para sus hijos. La aya de Francisca dice que quisieron asesinar y desterrar a los niños y que tuvieron que esconderlos en la casa del veedor García de Salcedo7. Ante lo cual, Inés Muñoz tuvo que partir con ellos a Quito al encuentro de Cristóbal Vaca de Castro, enviado por la corona para poner orden entre los bandos de Pizarro y Almagro.
.
Mientras se calmaba la situación, Inés Muñoz y los hijos de Pizarro vivieron sucesivamente en Tumbes, Piura y Trujillo8. Solo cuando Almagro el Mozo fue apresado y decapitado en el Cusco en 1542, emprendieron el retorno a Lima. El 12 de mayo de ese año, cuando Vaca de Castro ya era presidente de la Audiencia de Lima, Juan Barbarán, que no figura como tutor legal de los hijos de Pizarro, presentó una solicitud para adecuar el patrimonio de Francisca Pizarro a la nueva situación, por cuanto el anterior documento se había hecho en tiempos de Diego de Almagro “con jueces incompetentes”9. La razón principal de esta solicitud era que Vaca de Castro había despojado a los herederos de Pizarro de repartimientos y tributos, lo que dio lugar a juicios que se prolongaron durante varios años.
.
Según otros documentos, también tenía calidad de tutor de los hijos y bienes de Pizarro, Francisco de Ampuero, quizá por tratarse de ser el esposo de Inés Huaylas, madre de Francisca. Pero a la llegada de Gonzalo Pizarro a Lima, quien cumplía las funciones de tutor era Juan Barbarán, aunque todavía Francisco de Ampuero seguía manejando el patrimonio de los niños. Todo indica que existió una relación de afecto entre Francisca, entonces de doce años y su tío Gonzalo, quien desde ese momento se hizo cargo de los hijos de su hermano y de su inmensa fortuna.
.
En 1544, hizo su entrada triunfal en Lima el primer virrey Blasco Núñez de Vela. Considerándolo un usurpador, Gonzalo Pizarro se rebeló contra el virrey apoyado por la Audiencia de Lima, y se proclamó gobernador. Después la Audiencia cambió de actitud reconociendo al virrey, lo que motivó que Gonzalo Pizarro fuera apresado y conducido a la Isla de San Lorenzo, frente a Lima, que fue utilizada durante la colonia como prisión10. Pero el enfrentamiento no terminó ahí puesto que poco después el virrey partía desterrado a Quito, donde formó un ejército que se enfrentó a Pizarro en Alaquiño en 1546, donde fue asesinado. Gonzalo Pizarro se apoderó así de todo el virreinato del Perú, conquista en la cual gastó parte importante del patrimonio de su sobrina Francisca, convertida a la muerte de su hermano Gonzalo en la mujer más rica del virreinato del Perú.
Durante dos años, Francisca vivió en casa de Inés Muñoz que entonces se había casado con Antonio de Ribera, hombre leal a Pizarro11, tal como consta en un documento fechado el 26 de junio de 1547, según el cual Antonio de Ribera señala ante el alcalde haber tenido a Francisca en su casa y haber cuidado de ella. Pero la llegada en 1548, del clérigo Pedro de La Gasca, miembro del Consejo de la Inquisición y enviado por la corona para neutralizar el poder de Gonzalo Pizarro, cambió el destino de Francisca para siempre. Ante la negativa de Pizarro a someterse a su autoridad, lo venció en batalla de Xaxahuana, y lo ejecutó en abril de 1548.
.
Después la corona se apoderó del repartimiento de Yucay a cambio de una renta que tenía que ser compartida entre Francisca y la hija de Gonzalo Pizarro, cuya tutoría y protección fue asumida por el alcalde de entonces. Es por este motivo que en 1549, Antonio de Ribera debió presentar la actualización de los gastos realizados durante esos dos años. Pero, además, La Gasca sabía que los descendientes de Pizarro, “eran un reto de Estado más delicado y complejo que todo lo demás” (Vargas Llosa,2003)12, y preparó el terreno para deshacerse de tan incomoda presencia. En primer lugar devolvió la tutoría de Francisca y de la hija de Gonzalo Pizarro, a Antonio de Rivera, y notificó al rey la conveniencia de alejar del Perú a los herederos de Pizarro. Así, por Real Cédula del 11 de marzo de 1550, se ordenó el traslado de los hijos de Pizarro a España.
.
Por la documentación existente, sabemos que Francisca solicitó a la Audiencia de Lima retrazar su viaje a fin de obtener algún beneficio de sus bienes: “sería muy gran daño y perjuicio para mis bienes y hacienda que al presente me partiese para los dichos reinos a causa que tengo bienes derramados en diversas partes y lugares”13, escribe. Una vez obtenida la petición, Antonio de Ribera, “procedió a la apresurada venta de numerosas propiedades que aún tenía Francisca, las de mayor valor un solar y casa en Lima, una chacra en Chuquitanta, seis solares, dos solares en Arequipa, así como objetos de valor” (Varón,1997: 151).
.
España como destino.

Francisca Pizarro partió a España en marzo de 1551, y allí vivió hasta su muerte en 1598. Aunque no existe documentación que nos aproxime al impacto que significó este país para la joven, es probable que ya estaba asimilada a la cultura española, finalmente había vivido con su familia española toda su vida. En el momento de partir tenía 17 años, una inmensa fortuna y estaba sola frente a su particular destino. El viaje fue encargado a Francisco de Ampuero que también llevó a su hija Inés, viaje por el que intentó cobrar un sueldo lo que no consiguió. La acompañaron: Catalina Cueva, su aya y Antón Martín su criado. Antes de viajar, como se estilaba en la época, hizo testamento otorgando limosnas de los indios de sus encomiendas en Huaylas, Lima y Chuquitanta, y ordenó pagar al veedor García de Saucedo, fiador de Gonzalo Pizarro, una suma por la cual su tutor Antonio de Ribera le había iniciado juicio.
.
Señala expresamente que toma esa decisión, “por amar como amé y quise mucho al dicho mi tío Gonzalo Pizarro, porque aunque gastara de mis vienes mas de los que pudo gastar lo hubiera tenido yo por bien” (Rostworowski 1989: 90). Aunque nombraba heredera de todos sus bienes a su madre, Inés Huaylas, la única mención afectiva que contiene el testamento es a Gonzalo Pizarro. También nombró capellán de una iglesia que mandó construir a su tutor Antonio de Ribera, cuatro mil ducados de oro para Inés Pizarro, y la tercera parte de sus bienes a Francisco Pizarro, hijo de Angelina. Nombró a su tío Hernando Pizarro su albacea en España y a Antonio de Rivera en el Perú. Dejó así para siempre el Perú, y a las personas que la habían acompañado y cuidado hasta entonces, como Inés Muñoz.
.
Antes de partir, Antonio de Rivera le entregó a Francisco de Ampuero: 10,700 pesos de oro, 59 marcos de plata labrada sin quintar, 10,638 barras de plata marcada y quintada, destinados al viaje. Por la rendición de cuentas de Ampuero de los gastos efectuados por Francisca durante la travesía, sabemos que el barco “La Graciosa”, hizo escala en Guañape, Trujillo y Payta, al norte del Perú. En ese entonces los buques por lo general tenían 400 toneladas de arqueo para poder subir por el río Guadalquivir remontando la barra de San Lúcar de Barrameda, y según ordenanza de 1522, debían navegar en grupo para darse mutua protección ante el acecho de piratas y corsarios en pos de las miles de toneladas de oro y plata que llevaban. En todo el reino del Perú, escribe Cieza de León, "hay oro y plata que sacar para siempre jamás; porque en las sierras y en los llanos y en los ríos, y por todas partes que caven y busquen, hallarán plata y oro" (Cieza: 1985: 479).
.
El 2 de mayo llegaron a Panamá, ciudad en la que permanecieron hasta el 9 de junio y donde Francisca realizó varios gastos en ropa, alimentos, limosnas y objetos. Después partieron a La Habana, donde se quedaron del 26 de junio al 9 de julio. Viaje largo y pleno de incomodidades, aunque se acondicionó una cama adecuada para la joven. No desembarcaron en las Azores, y prosiguieron viaje a San Lúcar de Barrameda, y luego a Sevilla, después de siete meses de viaje.
.
La hija de Francisco Pizarro e Inés Huaylas, la primera mestiza importante en llegar a España, se comportó como tal en Sevilla: recibió una carta del rey Felipe II en la que le preguntaba dónde quería residir, y mientras lo decidía gastó en ropa 72,972 maravedís, en joyas 17,750 maravedís; además, de vajilla de plata para su servicio. Pero, su tío y tutor, Hernando Pizarro, le ordenó dirigirse inmediatamente a Medina del Campo donde llegó a fines de octubre de 1531. En realidad, su destino ya estaba decidido. Conocido por su ambición de poder y dinero, Hernando Pizarro planeó cuidadosamente la llegada de Francisca, alejando definitivamente a Isabel Mercado, una mujer noble pero empobrecida con la que tuvo una relación de cinco años y dos hijos que murieron de niños15, enviándola al monasterio de beatas de la Orden de Santo Domingo en Medina del Campo.
.
A mediados de 1552, Francisca se casó con Hernando Pizarro. Tenía 18 años y su tío y esposo frisaba los cincuenta años y estaba prisionero en el Castillo de la Mota por el asesinato de Diego de Almagro. Era un hombre fuerte, por las descripciones de Pedro Pizarro, tenía buen rostro, era animoso, y fue él quien el mismo año del nacimiento de Francisca arribó a Sevilla con un gran cargamento de oro, por lo que recibió en recompensa del rey el hábito de Santiago. A partir de su matrimonio, la vida de Francisca Pizarro estuvo marcada por la defensa de su patrimonio bastante mermado debido a la codicia de la corona y a los gastos realizados por Gonzalo Pizarro.
.
Al frente de la administración de sus bienes, Hernando Pizarro diseñó una exitosa estrategia para recobrar las propiedades perdidas. Inició todos los juicios que fueron necesarios; desplazó a todos los tutores nombrados en el Perú, reemplazándolos por personas de su confianza; acudió a los tribunales donde se habían entablado juicios contra la familia Pizarro cuestionando la legitimidad de sus propiedades, y nombró a Martín Alonso con la misión de recuperar el patrimonio familiar. En 1553, una parte importante de las propiedades, encomiendas y bienes habían sido recobrados. Tampoco descuido a Francisco, hijo de Pizarro y Angelina, a quien otorgó rentas del repartimiento de Yucay.
.
Francisca permaneció nueve años en el Castillo de la Mota, compartiendo la prisión de su esposo hasta la liberación de éste el 17 de mayo de 1561. Tuvieron cinco hijos: Francisco, Juan, Gonzalo, Inés e Isabel. Gonzalo e Isabel murieron en la infancia; Inés murió recién casada, y posteriormente Juan. ¿Cómo sería su vida en el Castillo de la Mota? Difícil saberlo. Reconstruido por Alfonso VIII, el Castillo de la Mota fue renovado por los Reyes Católicos convertido en una fortaleza conformada por una torre externa, la plaza de armas, un muro fortificado, el castillo y la elevada torre. Tenía también corredores subterráneos que atravesaban la fortaleza, un foso y el puente. En el Castillo de la Mota se discutió la probanza de Beltrán de la Cueva y fue sitiado varios meses por los enemigos de Enrique IV. También alojó a Juana la Loca con su madre la Reina Isabel algunos meses. Posteriormente se convirtió en prisión. Aquí estuvieron presos Hernando Pizarro 18 años, el duque Fernando de Calabria, y César Borgia que huyó gracias a la ayuda del conde de Benavente.
.
No era precisamente un hogar. Apenas liberado Hernando Pizarro, en 1561, la familia viajó a La Zarza, en Trujillo, y en 1565, iniciaron en la Plaza Mayor de esta ciudad la construcción del Palacio de los Marqueses de la Conquista. Un edificio donde destaca en un balcón esquinado, bajo el escudo de armas del Marqués Don Francisco Pizarro, los bustos de Pizarro e Inés Huaylas, y a la izquierda los de Hernando Pizarro y Francisca Pizarro.
.
También en Trujillo, la pareja decidió constituir el mayorazgo de los Pizarro mediante dos células. La primera data de 1571, otorgada a Francisca, y la segunda de 1577, dada por Felipe II a Hernando Pizarro donde lo autorizaba a unir su mayorazgo con el de su esposa. Pero ya no tenían ninguna influencia política, el entonces virrey Toledo, cerró los juicios pendientes intentando borrar la huella de Pizarro en el Perú, “para ceder paso a otros grupos de poder local que se constituyeron al amparo de un nuevo régimen, el nominado por el gobierno de la corona y sus funcionarios (Varón,1997: 183). En 1587, murió Hernando Pizarro en La Zarza.
.
Viuda a los 44 años, a una edad en que las mujeres de esa época ingresaban a los conventos o permanecían al cuidado de su familia, todo indicaba que ese sería el destino de Francisca Pizarro. Sin embargo, y contra todos los pronósticos, el 30 de diciembre de 1581, a los 47 años de edad, se volvió a casar con Pedro Arias Dávila Portocarrero, hijo mayor del Conde de Puñoenrostro. Era mucho menor que ella y, además, era hermano de la esposa de su hijo Francisco. Aunque no hay documentos que lo registren, es de suponer que este matrimonio se convirtió en la comidilla de Trujillo, y esa ha podido ser una de las razones del traslado a Madrid en compañía de su esposo, su hijo Francisco y de la esposa de éste.
.
En Madrid, Francisca compró dos casas y vivió diecisiete años con su joven esposo gastando casi toda su fortuna. Ha debido quererlo porque en su testamento le dejó bienes y joyas en desmedro de su hijo, aunque contó con su autorización. Francisca Pizarro murió en 1598, su hijo Francisco, al que ella más quiso, tomó posesión del mayorazgo, así el como el cargo hereditario de alférez mayor de Trujillo. Después se volvió a casar, esta vez con Francisca Sarmiento, y su hijo Juan Fernando Pizarro, fue quien se benefició en 1629, con el título de Marques de la Conquista.
.
Así transcurrió la vida de la célebre mestiza Francisca Pizarro. Pero la vida de las otras mujeres de la elite incaica, así como la de los pobladores del virreinato del Perú, transcurrió dividida entre dos culturas, dos universos: el de los indios y el de los blancos. Incluso si adscribieron el mundo de los blancos, no pudieron sustraerse de su propia historia ni de su cultura, y de una práctica mítica y simbólica que perdura hasta la fecha. De esta manera, el mestizaje se configuró a partir de dos culturas básicas relacionadas entre sí, también superpuestas, y con diferencias contradictorias y complejas.
.
Nota biográfica
.
Sara Beatriz Guardia Escritora peruana. Ha publicado artículos, entrevistas y ensayos sobre cultura y género en diarios y revistas del Perú y otros países. Actualmente desempeña el cargo de Investigadora del Instituto de Investigación de la Universidad de San Martín de Porres, y es Directora Fundadora del Centro de Estudios La Mujer en la Historia de América Latina, CEMHAL. Ha participado como ponente en simposios y seminarios realizados en Alemania, Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Cuba, Chile, Ecuador, España, Francia, Malasia, México, Perú, Suecia.
.
Es autora de: José Carlos Mariátegui. Una visión de género (2006); Mujeres Peruanas. El otro lado de la Historia. (1985, 1986, 1995, 2002) Voces y cantos de las mujeres (1999). Editora de: Mujeres que escriben en América Latina (2007); Escritura de la historia de las mujeres en América Latina. El retorno de las diosas (2005). Historia de las Mujeres en América Latina, conjuntamente Juan Andreo (2002). sarabeatriz@telefonica.net.pe
.
Referências bibliograficas
.
ACOSTA, José de. 1940.Historia natural y moral de las Indias. (1550). México: Fondo de Cultura Económica,
ANDREO, Juan; GUARDIA, Sara Beatriz. 2002. Historia de las Mujeres en América Latina. Murcia: CEMHAL, Departamento de Historia Moderna y de América de la Universidad de Murcia,
ARRIAGA, Pablo Joseph de. 1999. La extirpación de la Idolatría en el Pirú. (1621). Cusco: Centro de Estudios Regionales Andinos Bartolomé de las Casas,
BARRENECHEA.Raúl Porras 1986.Los cronistas del Perú. Lima: Banco de Crédito del Perú,
BETANZOS, Juan de Diez de. 1987.Suma y narración de los Incas. Madrid, Ediciones Atlas
BURKETT, Elinor G. 1985."Las mujeres indígenas y la sociedad blanca: El caso del Perú del siglo XVI". En: Asunción Lavrin. Las mujeres Latinoamericanas. Perspectivas Históricas. México: Fondo de Cultura Económica, pp. 121-152.
Borregan. Alonso 1948.Crónica de la conquista del Perú. Sevilla: Escuela de Estudios Hispano-Americanos de Sevilla. Serie 7° No. 2
CIEZA DE LEÓN, Pedro de. 1985 Crónica del Perú. Segunda parte. Lima: Pontificia Universidad Católica del Perú – Academia Nacional de Historia, Colección Clásicos Peruanos,
CIEZA DE LEÓN, Pedro de; ZÁRATE, Agustín; JEREZ, Francisco de. 1960.Crónicas de la conquista del Perú. México: Editorial Nueva España,
COBO, Bernabé. Historia del nuevo mundo. Madrid: Biblioteca de Autores Españoles. Tomo II, 1964.
CHANG-RODRIGUEZ, Raquel. 1991. El discurso disidente: Ensayos de literatura colonial peruana. Lima: Pontificia Universidad Católica del Perú,
CHOY, Emilio. 1957.Trasfondo económico de la conquista española de América. Lima:
1961.Desarrollo del pensamiento esclavista en la sociedad de los Incas. Lima: Empresa Editora Chalaca S.A.,
DE LA VEGA, Garcilaso.1959. Comentarios Reales de Los Incas. Lima: Universidad Nacional Mayor de San Marcos,
DE LAS CASAS, Fray Bartolomé.1939. Las antiguas gentes del Perú. Lima: Colección de libros y documentos referentes a la Historia del Perú. Tomo IX,
DUVIOLS, Pierre. 1986. Cultura Andina y Represión: Procesos y visitas de idolatrías y hechicerías. Cajatambo siglo XVIII. Cusco: Centro Bartolomé de Las Casas, Biblioteca de Archivos de Historia Andina, No. 5,
GUAMAN POMA DE AYALA, Felipe. 1993.Nueva Corónica y Buen Gobierno. México: Fondo de Cultura Económica, I Tomo,
GUARDIA MAYORGA, César.1997. Diccionario Kechwa-Castellano. Castellano-Kechwa. Lima: Editorial Minerva, (7ª Edición).
GUARDIA, Sara Beatriz. 2002. Mujeres Peruanas. El otro lado de la historia. Lima: Editorial Minerva, Cuarta Edición.
_____1998“Micaela Bastidas y la insurrección de 1780”. Primer Taller Internacional La Mujer en América Latina: identidad y cultura. Santiago de Cuba .
_____1996“Entre el mito y la esclavitud: La mujer como sujeto histórico. Simposio Internacional Mujer, Creación y problemas de identidad en América Latina. Université de Pau et des Pays de l’Adour, Francia, mayo .
GUILLEN, Edmundo. 1994. La Guerra de la Reconquista Inka. Lima: R.A Ediciones.
HARRIS. Olivia. 1985.“Complementariedad y conflicto. Una visión andina del hombre y la mujer”. Revista Allpanchis. No, 25 Año XV, Vol. XXI. Cusco,
HERNÁNDEZ Astete, Francisco. 2002. "La coya en la organización del Tahuantinsuyo". En: Juan Andreo – Sara Beatriz Guardia (Editores). Historia de las mujeres en América Latina, CEMHAL, Universidad de Murcia-Fundación Séneca, Murcia
HURTADO, Liliana Regalado de. 1993 Sucesión Incaica. Lima: Fondo Editorial de la Pontificia Universidad Católica del Perú
JEREZ Francisco de. 1984.Crónicas de la conquista del Perú. México: Editorial Nueva España S.A. s/f. MACERA, Pablo. "La Mujer en la Historia del Perú". Primer Seminario Nacional de la Mujer e Historia en el Perú. Lima
LEON, Pedro Cieza de.1943. Del señorío de los Incas. (Segunda parte de la Crónica del Perú), que trata del señorío de los Incas Yupanquis y de sus grandes hechos ygobernación) (1551). Buenos Aires
LLOSA, Álvaro Vargas.2003. La mestiza de Pizarro. Madrid: Aguilar
Martín Rubio, María del Carmen. 2002, “La mujer indígena andina, según un Memorial inédito dirigido a Felipe II en 1588 por Bartolomé Álvarez”. VIII Congreso Internacional de Historia de América, Las Palmas de Gran Canaria, pp.1506-1514
MANRIQUE, Nelson. 1999. La piel y la pluma. Escritos sobre literatura, etnicidad y racismo. Lima: Centro de Informe y Desarrollo de Autogestión, CIDIAG; SUR, Casa de Estudios del Socialismo
MENDIETA PARADA, Pilar. 1995.“Lo femenino en las concepciones míticas y religiosas”. En: Marta Moscoso (Compiladora). Palabras del silencio. Las mujeres latinoamericanas y su historia. Quito: Abya-Yala, UNICEF
Medinaceli, Ximena. 1916.De indias a doñas: mujeres de la elite indígena en Cochabamba, siglos XVI-XVII. La Paz: Ministerio de Desarrollo Humano, 1997. MOLINA, Cristóbal de. Relación de las Fábulas y Ritos de los Incas. 1574. Lima: Colección de Libros y Documentos referentes a la Historia del Perú
MARISCAL. Blanca López de 1997.La figura femenina en los narradores testigos de la conquista. México: El Colegio de México. Consejo para la Cultura de Nuevo León
MORUA, Martín de. 1946. Historia del origen y genealogía real de los Incas. Madrid: Instituto Santo Toribio de Mogrovejop.
O’PHELAN, Scarlett. 1995. La gran rebelión de los Andes. De Tupac Amaru a Tupac Catari. Lima: Centro de Estudios Regionales Andinos Bartolomé de Las Casas – PetroPerú
Osorio, Alejandra. 1990. “Seducción y conquista: Una lectura de Guamán Poma”. Allpanchis Phuturinqa Año XXII, Nº 35/36, , pp. 293-327.
Palma, Milagros. (Coordinadora). 1993. Simbólica de la feminidad. La mujer en el imaginario mítico-religioso de las sociedades indias y mestizas.Ecuador: Abya-Yala. Colección 500 años, Nº 23
PEASE, Franklin. 1994. Los Incas. Lima: Pontificia Universidad Católica del Perú.
PÉREZ, Roberto Lleras. 2000."La geografía del género en las figuras votivas de la Cordillera Oriental". Boletín Museo del Oro, No. 47, Bogotá
Pérez Cantó, Pilar.2002, “Las crónicas bajo otra mirada: las mujeres indígenas en Cieza de León”. IX Congreso Internacional de Historia de América, (AEA), Junta de Extremadura, Mérida, pp.153-172.
PERROT, Michelle. 1999; Les femmes ou les silences de l'Histoire. Paris: Flammarion .
PIZARRO, Pedro. Descubrimiento y Conquista del Perú. 1917.Lima: Colección de libros y documentos referidos a la Historia del Perú, Tomo VI, Imprenta y librería Sanmarti y Cia
PRESCOTT, Guillermo H. 1955. Historia de la conquista del Perú. Buenos Aires: Ediciones Imán
ROSTWOROSKI DE DIEZ CANSECO, María. 1970. “El repartimiento de Doña Beatriz Coya en el valle de Yucay”. Revista de Historia y Cultura, Lima
ROSTWOROSKI DE DIEZ CANSECO, María 1988."La mujer en la época prehispánica". Documento de Trabajo No 17. Instituto de Estudios Peruanos, Lima.
ROSTWOROSKI DE DIEZ CANSECO, María. 1983. Estructuras andinas de poder. Lima: Instituto de Estudios Peruanos.
ROSTWOROSKI DE DIEZ CANSECO, María .1989i. Doña Francisca Pizarro. Una ilustre mestiza, 1534-1598. Lima: Instituto de Estudios Peruanos
SALINAS Y CORDOVA, Fray Buenaventura de.1957. Memorial de las Historias del nuevo mundo Pirú. Lima: Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Biblioteca Clásicos Peruanos. Vol. 1,
SANTANA. Ema Serra 1986"Mito y realidad de la emigración femenina española al nuevo mundo en el siglo XVI". En: Femmes de Amériques. Travaux de L'Université de Toulouse-Le Miral,
SANTA CRUZ PACHACUTI, Juan de. 1993. Relación de antigüedades deste reyno del Pirú. Lima: Instituto Francés de Estudios Andinos - Centro de Estudios Regionales Andinos Bartolomé de las Casas,
SARMIENTO DE GAMBOA, Pedro (1572).1962. Segunda parte de la Historia General llamada Indica. Obras completas del Inca Garcilaso de la Vega. Tomo IV. Madrid: BAE,
SARTIGES, Eugéne de 1947. Viaje a las repúblicas de América del Sur. Lima: Colección Viajeros del Perú. Editorial Cultura Antártica, pp. 101-104.
SILVERBLATT, Irene. 1976,“Principios de organización femenina en el Tawantinsuyu”. Revista del Museo Nacional, N° 42, Lima, pp. 299-340.
___ “Andean Women under Spanish rule”. En: M. Etienne y E. B. Leacok (eds.),1980, Women and Colonization: Anthropological Perspectives. Book Praeger Publishers, pp. 149-185.
SORIANO Waldemar Espinoza. 1978. “Las mujeres secundarias de Huayna Capac. Dos casos de señoralismo feudal en el Imperio Inca”. Revista del Museo Nacional, No. 42, Lima
TEMPLE, Ella Dunbar.1950. "El testamento inédito de doña Beatriz Clara Coya de Loyola, hija del Inca Sayri Túpac". Fénix. Revista de la Biblioteca Nacional. Lima,
URBANO, Henrique. (Compilador). 1993Mito y simbolismo en los Andes. Cusco: Centro de Estudios Regionales Andinos Bartolomé de Las Casas,.
VALCÁRCEL, Luis E.1949. Historia de la Cultura Antigua del Perú. Lima: Ministerio de Educación. Tomo I. Volumen II,
Varón. Rafael. 1997. La ilusión del poder. Lima: IEP – IFEA
Vega, Juan José. 1972.Micaela Bastidas y las heroínas tupamaristas. Lima; La Cantuta,
¾ “La prostitución en el incario”. En: Juan Andreo. – Sara Beatriz Guardia (Editores)2002,. Historia de las mujeres en América Latina, CEMHAL, Universidad de Murcia-Fundación Séneca, Murcia, pp. 45-53.
YUPANQUI Titu Cusi. 1973. Relación de la conquista del Perú. Lima: Colección Clásicos Peruanos
*El Excmo señor Don Carlos Gustavo Lavado Ruíz y Roqué Lascano Comandante General de la Orden de Loyola "Sapa Inca del Tahuantisuyo" es miembro del INSTITUTO CULTURAL ARGENTINO PERUANO
.
.

jueves, 14 de octubre de 2010

EL IMPERIO ESPAÑOL RECONOCIENDO LA GRANDEZA DEL IMPERIO INCAICO, CONCEDIÓ TÍTULOS NOBILIARIOS A LOS NOBLES DEL IMPERIO INCAICO. ADEMÁS, MEDIANTE CÉDULAS REALES RECONOCIÓ EL MESTIZAJE NOBILIARIO ENTRE NOBLES DE AMBOS IMPERIOS.

Carlos Gustavo - Tupac Amarú
.

.
.
.
.
Loyola  (Lascano) y Doña María de Loyola Coya Inca
Marquesa de Santiago de Orpesa

Loyola y Coya

Fue la nobleza indiana de origen prehispánico el grupo en torno al cual se cohesionaron los recién creados "pueblos de indios". A pesar de su progresiva asimilación a los usos y costumbres peninsulares, lo cierto es que, por lo general, supieron conservar sus rasgos identificativos atávicos más importantes. Ellos fueron quienes sirvieron de nexo de unión entre los conquistadores y la masa de la población indígena, facilitando así su acatamiento a la soberanía hispana y su evangelización.
.
En lo que se refiere a los descendientes legítimos del último Inca del Perú, el Rey Carlos I, por Real Cédula dada en Valladolid el 1 de octubre de 1543, legitimó a los numerosos hijos naturales de Don Alonso Tito Uchi Inga -a petición de éste-, hijo de Huáscar y nieto del Sapay Inca Huayna Capac. Además y por este mismo documento, el monarca español autorizó a los hijos varones de Don Alonso Tito Uchi Inga a ejercer cualquier oficio Real, concejil y público, pudiendo ostentar sus blasones en sus casas y reposteros, pudiendo poner además una cadena Real en su puerta . Poco tiempo después, Carlos I reconoció, a través de una Real Cédula dada en Valladolid el 9 de mayo de 1545, a Don Gonzalo Uchu Hualpa y Don Felipe Tupa Inga Yupangui, hijos del Sapay Inca Huayna Capac y nietos del Sapay Inca Tupa Inga Yupangui , una nobleza de muy alto rango . Por su parte, el Rey Felipe III concedió, el 1 de marzo de 1614, el título de Marquesa de Santiago de Oropesa, unido a la dignidad perpetua de Adelantada del Valle de Yupangui, a Doña María de Loyola y Coya-Inca, Señora de Loyola y representante legítima de los antiguos soberanos incas del Perú. Doña María de Loyola Coya-Inca, I Marquesa de Santiago de Oropesa, I Adelantada del Valle de Yupangui y Señora de Loyola, era pariente de San Ignacio de Loyola. Se da la circunstancia de que ésta dama contrajo matrimonio con Don Juan Enríquez de Borja, nieto de San Francisco de Borja. Doña María, era hija de Don Martín García de Loyola, Señor de Oñaz y de Loyola y caballero de la Orden de Calatrava, Capitán General de la Guardia del virrey del Perú -en 1569-; Gobernador del Potosí -en 1579-; y Gobernador y Capitán General del Reino de Chile -en 1591-, y de Doña Beatriz Clara Coya, Señora del Valle de Yucay, hija única y heredera del Inca Sayri-Tupac, soberano del Tahuantinsuyu y de su mujer y sobrina la Coya Cusi Huarcay . Debemos señalar también que hubo parientes de los Sapay Inca que mantuvieron relaciones con los conquistadores, fruto de las cuales nacieron bastantes hijos, llegando incluso algunos de ellos a emparentar con las principales casas nobiliarias españolas.

FUENTES Y BIBLIOGRAFÍA CITADA Y UTILIZADA .

.-FUENTES.
-ANÓNIMO. Relación de Michoacán. Edición de Leoncio CABRERO [FERNÁNDEZ]. Madrid: Historia 16 (Crónicas de América; 52), 1989.
-"Autos hechos por el Licenciado Baca de Castro en el processo del levantamiento de Don Diego de Almagro en las provincias del Pyru" (1561). Archivo Histórico Nacional. Madrid. Códices, 240, 76 folios.
-AYALA, Manuel Josef de. Diccionario de Gobierno y Legislación de Indias. Edición y estudios de Marta Milagros del VAS MINGO. Madrid: Ediciones de Cultura Hispánica, 1988, tomo II "De Audiencias a Cañones", voz "Caciques", pp. 247-254.
-BERTONIO, Ludovico. Vocabulario de la lengua aymara (1612). [Edición facsimilar]. La Paz -Bolivia-: [s.n.], 1956.
-BETANZOS, Juan de. Suma y narración de los incas. Prólogo, transcripción y notas por Mª. del Carmen MARTÍN RUBIO. Estudios preliminares de Horacio VILLANUEVA URTEAGA, Demetrio RAMOS y Mª. del Carmen MARTÍN RUBIO. Madrid: Ediciones Atlas, 1987, capítulos XLIV, XLV, XLVI, XLVII, y XLVIII. -"Carta de Las Casas a Miranda", en FABIÉ, A. M. Vida y escritos de Don Fray Bartolomé de Las Casas. Madrid: [s.n.], 1879, tomo II.
-"Carta ... de S. M. fha. Madrid, 12 de Agosto de 1568, a fin de que solicite de S. S. la dispensa para el casamiento de D. Felipe y Da. Beatriz, Ingas". Archivo de la Embajada de España en Roma (Italia). Legajo 2 (1566-1571), folios 173-Ss. Transcrita en: VARGAS UGARTE, Rubén (S.I.). Manuscritos peruanos en las bibliotecas del extranjero. Lima: [s.n.] (Biblioteca Peruana; I), MCMXXXV, pp. 129-130.
-ENCINAS, Diego de. Cedulario Indiano. Madrid: Ediciones Cultura Hispánica, 1945, IV tomos. -GARCILASO DE LA VEGA. Comentarios Reales, libro IX, capítulo XXXI, p. 373. Publicados en: Obras completas. Edición Carmelo SÁENZ DE SANTA MARÍA. Madrid: Atlas, 1965.
-GONZÁLEZ HOLGUÍN, Diego. Vocabulario de la lengua general de todo el Peru llamada lengua qquichua o del Inca. Edición de Raúl PORRAS BARRENECHEA. Lima: Universidad Nacional Mayor de San Marcos, 1952.
-GUAMAN POMA DE AYALA, Felipe. La nueva crónica y buen gobierno escrita por Don Felipe Guamán Poma de Ayala. Interpretada por el Tnte. Corl. Luis Bustios Galvez. Época prehispánica. Lima: Editorial Cultura, Dirección de Cultura, Arqueología e Historia del Ministerio de Educación Pública del Perú : Talleres del Servicio de Prensa, Propaganda y Publicaciones Militares, 1956, volumen I.
-GUAMAN POMA DE AYALA, Felipe. Nueva Coronica y Buen Gobierno. Volumen II. Transcripción, Prólogo, Notas y Cronología Franklin PEASE [GARCÍA-YRIGOYEN]. Caracas: Biblioteca Ayacucho, 1980. -GUAMAN POMA DE AYALA, Felipe. El primer nueva corónica y buen gobierno [***]. Por Felipe Guaman Poma de Ayala [Waman Puma]. Edición crítica de John V. MURRA y Rolena ADORNO. Traducciones y análisis textual del quechua por Jorge L. URIOSTE. México, D.F.: Siglo Veintiuno editores, 1980. -MATIENZO, Juan de. Gobierno del Pirú. Matriti: in D. Laurentii Ramirez de Prado, 1567. -"Real Cédula por la que se concede a Don Cristóbal Topa Inga, hijo de Guaina Capac, escudo de armas para si y sus descendientes. fha. Valladolid, 9 Mayo 1545". Biblioteca Nacional de Sucre (Bolivia). Reales Cédulas. Volumen V. Transcrita en: VARGAS UGARTE, Rubén. Manuscritos peruanos en las bibliotecas y archivos de Europa y América ... Buenos Aires: [s.n.] (Biblioteca peruana; V. Suplemento), MCMXLVII, pp. 210-212. -Recopilación de las leyes de los reynos de Las Indias. Mandadas imprimir, y publicar por la magestad catolica del rey Don Carlos II. Nuestro señor. En Madrid: por Iulian de Paredes, año de 1681. En Madrid: por Ediciones Cultura Hispánica, año de 1973.
-SANTO TOMÁS, Fray Domingo de. Lexicón (1563). [Edición facsimilar]. Lima: Instituto de Historia, Universidad Nacional Mayor de San Marcos, 1951. .
-BIBLIOGRAFÍA. -BRAVO GUERREIRA, María Concepción. El Tiempo de los Incas. Madrid: Editorial Alhambra, 1986.
-BROMLEY, Juan. Virreyes, cabildantes y oidores. Lima: P. Barrantes Castro editores, [1944].
-BUSTO [DUTHURBURU], José Antonio del. Diccionario Histórico Biográfico de los Conquistadores del Perú. Lima: Ed. Arica, 1973, tomo I.
-CADENAS ALLENDE, Francisco de. Nobiliaria extranjera. Madrid: Instituto Salazar y Castro (C.S.I.C.), Hidalguía, 1986.
-CANILLEROS, Conde de. Tres testigos de la conquista del Perú (Hernando Pizarro, Juan Ruiz de Arce y Diego de Trujillo). Madrid: Espasa-Calpe (Colección Austral; 1168), 1964.
-CANILLEROS Y DE SAN MIGUEL, Conde de . "Los Pizarro Yupanqui: mestizos de héroes y emperadores". Hidalguía (Madrid). 95 (julio-agosto 1969), pp. 470-471.
-CUNERO-VIDAL, Rómulo. "Los hijos americanos de los Pizarros de la Conquista". Boletín de la Real Academia de la Historia (Madrid). 87 (1925), pp. 78-87.
-DÍAZ REMENTERÍA, Carlos J. El cacique en el Virreinato del Perú. Estudio histórico-jurídico. Sevilla: [s.n.], 1977.
-DOUGNAC RODRÍGUEZ, Antonio. Manual de Historia del Derecho Indiano. México, D.F.: Universidad Nacional Autónoma de México, Instituto de Investigaciones Jurídicas (Serie C: Estudios históricos; 47), 1994. -ESTEVE BARBA, Francisco. Historiografía indiana. Madrid: Editorial Gredos, 1992.
-FERNÁNDEZ MARTÍN, Luis. Hernando Pizarro en el castillo de la Mota. Valladolid: Junta de Castilla y León, Consejería de Cultura y Bienestar Social, 1991.
-FERNÁNDEZ DE RECAS, Guillermo S. Cacicazgos y nobiliario indígena de la Nueva España. México: Universidad Nacional Autónoma de México (Biblioteca Nacional de México, Instituto Bibliográfico Mexicano; 5), 1961.
-GALIANA NÚÑEZ, Magdalena. Guía turística de Trujillo y vida de Pizarro. Cáceres: Gráficas Gexme, 1994. -GARCÍA CARRAFFA, Alberto; Arturo GARCÍA CARRAFFA. Diccionario heráldico y genealógico de apellidos españoles y americanos. Madrid: Nueva Imprenta Radio : Litografía M. Casas, MCMLIII, tomo setenta, "Pizarro".
-GONZÁLEZ-DORIA, Fernando. Diccionario heráldico y nobiliario de los Reinos de España. Madrid: Editorial Bitácora, 1987.
-GONZÁLEZ DE SAN SEGUNDO, Miguel Ángel. "Pervivencia de la organización social aborigen. (Contribución al estudio del cacicazgo y su ordenación por el Derecho indiano)". Anuario de Estudios Americanos (Sevilla). XXXIX (1982), pp. 47-92.
-HERAS Y BORRERO, Francisco Manuel de las. Apuntes sobre instituciones nobiliarias en España. Madrid: Prensa y Ediciones Iberoamericanas (Colección Heráldica Persevante Borgoña), 1994.
-HERNÁNDEZ, Max. Memoria del bien perdido. Conflicto, identidad y nostalgia en el Inca Garcilaso de la Vega. Madrid: Sociedad Estatal Quinto Centenario : Ediciones Siruela (Colección encuentros. Serie textos), 1991.
-IÑÍGUEZ ALMECH, Francisco (estudio histórico artístico); J. del PALACIO (fotografías). Trujillo. Madrid: Editorial Mundo Hispánico (Cuadernos de Arte; III. Dirigidos por Luis M. Feduchi), 1949.
-JULIEN, Catherine. "Francisca Pizarro, la cuzqueña, y su madre, la coya Ynguill". Revista del Archivo Regional del Cusco (Cusco-Perú). 15 (junio-2000), pp. 53-74.
-LAMANA, Gonzalo. Identidad y pertenencia de la nobleza cusqueña en el mundo colonial temprano. [Cusco]: [Centro "Bartolomé de las Casas"], [1996]. [Separata de Revista andina (Cusco). 1 (julio 1996)].
-LARIOS MARTÍN, Jesús. Hidalguías e hidalgos de Indias. Madrid: Publicaciones de la Asociación de Hidalgos a Fuero de España, 1958.
-LOHMANN VILLENA, Guillermo. Los regidores perpetuos del Cabildo de Lima (1535-1821). Crónica y estudio de un grupo de gestión. Tomo II. Sevilla: Publicaciones de la Excelentísima Diputación Provincial de Sevilla (Sección: Historia. Serie: V Centenario del Descubrimiento de América; 1), 1983.
-LOHMANN VILLENA, Guillermo. Los americanos en las órdenes nobiliarias. [2º edición], tomo II. Preámbulo de Francisco de SOLANO. Madrid: Consejo Superior de Investigaciones Científicas, 1993.
-LÓPEZ SARRELANGUE, Delfina Esmeralda. La nobleza indígena de Patzcuaró en la época virreinal. México: [s.n.], 1965.
-LUQUE TALAVÁN, Miguel. "Narciso Clavería y Zaldúa: Gobernador y Capitán General de las islas Filipinas (1844-1849)". Revista Complutense de Historia de América (Madrid). 23 (1997), pp. 209-246.
-LUQUE TALAVÁN, Miguel. Bibliografía española de Genealogía, Heráldica, Nobiliaria y Derecho Nobiliario en Iberoamérica y Filipinas (1900-1997). Madrid: Fundación Histórica Tavera (Colección "Documentos Tavera"; 8), 1999.
-LUQUE TALAVÁN, Miguel. "Las instituciones españolas de Derecho público y de Derecho privado en la Gobernación y Capitanía General de las Islas Filipinas (siglos XVI-XIX)", en CABRERO FERNÁNDEZ, Leoncio (coordinador). Historia General de Filipinas. Madrid: Ediciones de Cultura Hispánica (Historia) : Agencia Española de Cooperación Internacional (Ministerio de Asuntos Exteriores), 2000, pp. 339-398.
-LUQUE TALAVÁN, Miguel. Un universo de opiniones. La literatura jurídica indiana. Madrid: Consejo Superior de Investigaciones Científicas (Biblioteca de Historia de América), 2003 (en prensa).
-LUQUE TALAVÁN, Miguel. "El vecindario de la Ciudad de los Reyes a través de un testimonio inédito del siglo XVI: el Manuscrito Avlon/Salas". Histórica (Lima) (en prensa).
-MANZANO MANZANO, Juan. La incorporación de las Indias a la Corona de Castilla. Madrid: Ediciones de Cultura Hispánica, 1948.
-MIRÓ QUESADA S., Aurelio. El inca Garcilaso y otros estudios garcilasistas. Madrid: Ediciones Cultura Hispánica, 1971.
-MUÑOZ DE SAN PEDRO, Miguel (Conde de Canilleros y de San Miguel). "Revelación y aportaciones históricas en una carta de Hernando Pizarro". Revista de Estudios Extremeños (Badajoz). 1-2 (1950), pp. 223-240.
-MUÑOZ DE SAN PEDRO, Miguel (Conde de Canilleros y de San Miguel). Las últimas disposiciones del último Pizarro de la Conquista. Madrid: [aparte del Boletín de la Real Academia de la Historia], 1950.
-MUÑOZ DE SAN PEDRO, Miguel (Conde de Canilleros y de San Miguel). La total extinguida descendencia de Francisco Pizarro. Badajoz: Diputación Provincial de Badajoz, Institución de Servicios Culturales, Publicaciones, 1964.
-MUÑOZ DE SAN PEDRO, Miguel (Conde de Canilleros y de San Miguel) . "Información sobre el linaje de Hernando Pizarro". Revista de Estudios Extremeños. 2/XXII (1966), pp. 217-227. Badajoz.
-MUÑOZ DE SAN PEDRO, Miguel (Conde de Canilleros y de San Miguel). Un memorial del I Marqués de la Conquista. Badajoz: Diputación Provincial de Badajoz, Institución de Servicios Culturales, Publicaciones, 1969. -MURIEL, Josefina. Las mujeres en Hispanoamérica. Época colonial. Madrid: Editorial Mapfre, 1992.
-NARANJO ALONSO, Clodoaldo. Trujillo. Sus hijos y monumentos. Madrid: Espasa-Calpe, 1983.
-ORTOLÁ NOGUERA, Antonia. El castillo de la Mota. Medina del Campo. Valladolid: Junta de Castilla y León, Consejería de Cultura y Turismo, 1994.
-PÉREZ-ROCHA, Emma; Rafael TENA. La nobleza indígena del centro de México después de la conquista. México: Instituto Nacional de Antropología e Historia, 2000.
-PÉREZ-ROCHA, Emma; Rafael TENA. La nobleza indígena novohispana en el centro de México después de la conquista. México: Instituto Nacional de Antropología e Historia (Colección Obra Diversa), 2000.
-PORRAS BARRENECHEA, Raúl. El testamento de Pizarro. París: [s.n.], 1936.
-ROSTWOROWSKI DE DÍEZ CANSECO, María. Doña Francisca Pizarro. Una ilustre mestiza, 1534-1598. Lima: Instituto de Estudios Peruanos (Serie: Historia Andina; 14), 1989.
-ROSTWOROWSKI DE DÍEZ CANSECO, María. Historia del Tahuantinsuyu. Lima: Instituto de Estudios Peruanos : PromPerú (Historia Andina; 13), 2001.
-RUIBAL GIL, José Antonio; Juana Mª RUIBAL GIL. "Inventario de fortificaciones de la comunidad extremeña". Castillos de España. Publicación de la Asociación Española de Amigos de los Castillos (Madrid). 109 (febrero 1998).
-RÚJULA Y DE OCHOTORENA, José de. "El escudo de armas de Francisco Pizarro, conquistador del Perú". Revista de Historia y de Genealogía Española (Madrid). II (año II 1913), pp. 136-143.
-SÉJOURNÉ, Laurette. América Latina. I. Antiguas culturas precolombinas. Madrid: Siglo XXI de España Editores : Siglo XXI Editores (Historia Universal Siglo veintiuno; 21), 1987.
-TEMPLE, Ella Dunbar [Condesa Radicati di Primeglio]. "La descendencia de Huayna Cápac". Revista Histórica (Lima). 11 (1937), pp. 93-165, y pp. 284-323. 12 (1939), pp. 204-245. 13 (1940), pp. 31-77.
-TEMPLE, Ella Dunbar [Condesa Radicati di Primeglio]. "El testamento inédito de doña Beatriz Clara Coya de Loyola, hija del Inca Sayri Túpac". Fénix. Revista de la Biblioteca Nacional (Lima). 7 (1950), pp. 108-122.
-TENA FERNÁNDEZ, Juan. Trujillo histórico y monumental. [¿Madrid?]: Artes Gráficas Alicante, 1968. -The Harkness Collection in the Library of Congress. Documents from Early Peru. The Pizarros and the Almagros 1531-1578. Washington: United States, Goverment Printing Office, 1932.
-TORRE [VILLAR], Ernesto de la. "Orígenes de la cultura novohispana". [Conferencia-coloquio], en VV.AA. Raíces ibéricas del Continente americano. IV Simposio sobre el V Centenario del Descubrimiento de América. (Colegio Mayor Zurbarán. Madrid, 1991). Madrid: Colegio Mayor Zurbarán : Sociedad Estatal Quinto Centenario (Colección Encuentros. Serie Seminarios), 1992.
-TURNER HART, Betty. Conquistador, Inca Princess and city fathers. The Ampuero family of Lima, Perú, in the sixteenth century. Coral Gables: University of Miami (Hispanic American Studies; 18), [s.a.].
-VARÓN GABAI, Rafael. La ilusión del poder; apogeo y decadencia de los Pizarro en la conquista del Perú. Lima: Instituto de Estudios Andinos : Instituto de Estudios Andinos, 1996.
-VAS MINGO, Marta Milagros del; Miguel LUQUE TALAVÁN. "La técnica jurídica de la conquista de los Reinos de las Indias. Antecedentes europeos del Requerimiento indiano", en Isabel I de Castilla y América. Valladolid: Seminario Iberoamericano de Descubrimientos y Cartografía : Universidad de Valladolid, Instituto Interuniversitario de Estudios de Iberoamérica y Portugal (en prensa).
-VV.AA. Catálogo de ilustraciones. 14. Centro de Información Gráfica del Archivo General de la Nación. México, D.F.: Archivo General de la Nación, 1982.
-ZABALA MENENDEZ, Margarita (dirección y colaboración). Historia española de los títulos concedidos en Indias. Madrid: Editorial Nobiliaria Española, 1994, 3 tomos.

Árbol Genealógico de San Ignacio de Loyola
.