lunes, 29 de agosto de 2016

EN DEFENSA DE LA REPÚBLICA CRISTIANA: LA HISPANIDAD. TRADICIÓN CATÓLICA Y REVOLUCIÓN FRANCESA. JULIO MANUEL ROQUÉ GARZÓN.



ÍNDICE

1. La Revolución contra la Tradición
2. La revolución maraxista y liberal
3. Revolución Francesa y Revolución Rusa
4. Capitalismo, Revolución y Tradición
5. Revolución Francesa-Americana, Argentina
6. Tradición Hispanoamericana o Revolución Reaccionaria
7. Esquema conceptual de Tradición y Revolución
8. La comunidad orgánica y la Revolución
9. Restauración de la comunidad institucional
10. Herencia y linaje de la tradición
11. La Hispanidad: tradición orgánica
12. El carlismo español: una cristiandad concentrada
13. Fundación de la cultura hispanoamericana
14. El catolicismo y la música de arte mayor y media en Hispanoamérica
15. Comunidad Tradicional y Revolución en la Patria del Plata
16. Naturaleza, agroecología y tradición
17. Las áreas naturales y la tradición de nuestro patrimonio genético
18. Hogar telúrico: hombre, mito, nuestro Dios
19. Cultura tradicional y contracultura revolucionaria
20. Dios y la política: de sustancia católica; de inmanencia social; de praxismo ideológico
21. La cultura católica y la vida política: virtudes y vicios
22. La política en la comunidad orgánica y en la sociedad liberal marxista
23. Persona y comunidad: el pensamiento clásico, el cristiano y el moderno
24. La significación religiosa de la Res-Publica
25. El gen religioso y su transmisión comunitaria
26. Plebeyismo político y la nobilidad de la meritocracia
27. Orden jerárquico, autoridad, multitud y masas
28. Tradición y progresismo. Vocación de servicio e instituciones representativas
29. Nacionalismos nacionales, socialismos y peronismo. El Populismo
30. La cuestión del judeo-cristianismo en la Argentina
31. La patria: las patrias Argentina e Hispanoamericana
32. Las fuentes de nuestra cultura católica


PRÓLOGO 


La Tradición proviene de nuestro Dios Trinitario (Tres Personas y un solo Dios) y Teándrico (Divino-Humano), y de ella nace el orden de la comunidad orgánica. Ésta está sustentada en su núcleo, que es la familia, que también proviene de Dios mismo, que la sacramentó. 

Este ensayo pretende resaltar la pertenencia de la Argentina y de Hispanoamérica en esa común unión espiritual, cultural, que Ramiro de Maeztu denominara La Hispanidad. Por lo tanto pretende también exaltar la pertenencia a dicha Tradición. Estamos convencidos de que ninguna Revolución, de cualesquier tiempo y espacio históricos, puede destruirla, porque pertenece a un orden sobrenatural. Empero, solamente puede deteriorar y aun destruir lo humano y su compuesto social y cultural cuando éste se ha desligado de Dios. Por ende la necesidad indispensable de religar nuestro vínculo trascendente con nuestra generatriz de vida espiritual y material. 

El conjunto de las familias católicas de vida tradicional constituyen el núcleo de la Patria, conjuntamente a los estamentos o cuerpos intermedios —corporativos— de profesiones, del trabajo, de la producción, de los servicios, de las artes y la cultura, de la cienicia y técnica modernas; pues éstas también deben insertarse en ese rompuestoo que denominamos orgánico, porque es el resultado de la creación y contribución enriquecedora de múltiples generaciones que edificaron nuestra sociedad de valores e instituciones, Esa comunidad se erigió en medios geográficos, espacios territoriales e históricos concretos, conformando organismos vivientes de pueblos y comarcas. Los municipios y las regiones dieron origen y consistencia sustentadora a nuestro país, que no se expresaron solamente en un desarrollo material, sino en Cristo nuestro Salvador, recreador del mundo, del hombre, del cosmos. Por eso mismo nuestros conflictos y tragedias pueden resolverse recurriendo a Él a través de la mediación de Nuestra Señora, la Virgen María. 

Planteamos esto claramente porque el Bien Común Trascendente es un Orden Sacro que sostiene al Bien Común mundano (y aun inmanente), y no a la inversa como lo propone la modernidad. 

La restauración de la Res-publica Cristiana, la Ciudad Cristiana, depende de esa cristiandad mínima, de la cual depende todo lo demás. Y aunque uno crea que hay una distancia sideral entre un núcleo tan chico y un país todo, y aún un continente —y la hay—, los espacios y tiempos de Dios son muy distintos a los nuestros, al igual que su justicia. 

No se trata tampoco de rehacer una Edad Media, sino de recuperar sus valores eternos e incambiables, porque en ella se edificó nuestra patria cristiana. Cuando N. Berdiayev nos habla de recrear una “Nueva Edad Media” está confluyendo, aunque con matices diferentes, en esta idea central, enriquecedora y superadora de la crisis contemporánea de la Revolución. No disponemos de la Vaticana Iglesia Católica ni del Imperio Romano de Occidente para recrearla, pero sí disponemos de una Tradición Católica nacida al calor de la convergencia entre “el reino del espíritu y el reino del César”. Todavía tenemos retazos de un orden familiar católico, cuya trascendencia podemos entrever, aunque no dimensionar en todo su alcance y magnitud. La Hispanidad, inserta en un mundo hostil y decadente, depende de esa reconstrucción familiar. 

La sacralidad y los frutos del matrimonio en todos los estamentos sociales, desde los más humildes hasta los más encumbrados, deben intentar hacer lo posible, dándole el orden de la sacralidad en un mundo desacralizado. Nuestro Santo Salvador ofrendó su vida para redimirnos y hacer que esto sea posible. Y si nosotros creemos en ello, no habrá revolución ni potencia luciferina que lo impida. 

Lo institucional y nuestros perdidos cuerpos intermedios pueden y deben ser recuperados en su vida interna, porque algunos subsisten en su apariencia externa. También nosotros debemos recuperar esa vida interna, porque sino viviremos solamente en la apariencia de lo exterior. Todo el viviente de la comunidad tradicional depende de la recuperación de su vida interior, porque ella es la que le da vivencia y permite su transmisión generacional. Por eso la reflexión que proponemos es acerca de repensar un modo de vida: o vivimos solamente de lo exterior de lo humano, naturaleza y cosmos: o vivimos de la fuente nutricia de cada persona y comunidad. Estamos, pues, proponiendo una meditación acerca de lo que Dios nos ha insuflado en una vida interior que sostiene lo exterior; y que si aquélla desaparece estamos condenados a perecer espiritual y materialmente. El modernismo, en sus vertientes religiosas, políticas y sociales, al negar esa interioridad humana niega a Dios mismo. Y en consecuencia niega al hombre su propio destino trascendente. 

Dice Vázquez de Mella al respecto: “la autonomía selvática de hacer tabla rasa de todo lo anterior y sujetar las sociedades a una serie de aniquilamientos y creaciones (la revolución), es un género de locura que consistiría, en afirmar el derecho de la onda sobre el río y el cauce, cuando la tradición es el derecho del río sobre la onda que agita sus aguas”. 

Las familias que rezan y confían en la Divina Providencia, todos los días y en cada hora de ellos, están haciendo Patria, están labrando su presente y su porvenir. Porque una vida interiorizada se expande a su parentela y conjunto familiar. Ello significa la más íntima relación con Cristo. Es una presentificación del pasado, de la tradición viva; es un eterno presente que le da vida íntima a la persona y a los núcleos familiares. Los contratiempos y calamidades que sufrimos, tienen otra dimensión y aceptación cuando nos ponemos en manos de Cristo y de su Santísima Madre. 

Este modesto ensayo desea contribuir, por lo menos, a que se hable de este tema y hasta convencer acerca de esta rica concepción católica tradicional. 

Cuando hablamos de la Res-Publica Christiana nos referimos a la. ciudad cristiana medieval que con la Luz indeficiente del Cristianismo se trasladó a América en la gesta hispánica fundacional. De manera que las Gobernaciones y Virreynatos de aquí fueron una renovada fundación de la comunidad tradicional. Además, esta nueva república cristiana, con el molde medieval hispánico, estuvo alejada de las contiendas europeas derivadas de las reformas y revoluciones acontecidas allí. Aquí, en cambio, permaneció ajena a tales, y sólo debió afrontar las tensiones de un trasplante cultural, y las propias de una nueva comunidad edificada en lo que constituye el hogar telúrico hispanoamericano

DÍA INTERNACIONAL CONTRA LOS ENSAYOS NUCLEARES 29 DE AGOSTO.





29 de de agosto de el año 2016 El Día Internacional contra los Ensayos Nucleares, 29 de agosto se conmemora en todo el mundo con eventos que tienen lugar en las Naciones Unidas en Viena y Nueva York, así como en Astana, Kazajstán. En este día, hago un llamamiento a todos los países y los pueblos a trabajar para la entrada del CTBT en vigor tan pronto como sea posible para que podamos avanzar hacia un mundo nuclear libre de armas. Secretario general de la ONU , Ban Ki-moon

Más de 2.000 pruebas nucleares se llevaron a cabo entre 1945 y 1996. Ellos ayudaron a la proliferación de las armas nucleares y ayudaron a desarrollar armas órdenes de magnitud más destructivo que las bombas lanzadas sobre Hiroshima y Nagasaki. Los ensayos nucleares tiene un impacto peligroso y desestabilizador sobre la seguridad global y se cobra un precio terrible en la salud humana y el medio ambiente. Necesitamos una acción para llevar el CTBT en vigor. Lassina Zerbo.

*El Cte Pr (R) Dr D Carlos Gustavo Lavado Ruíz y Roqué Lascano Ph.D, Diplomado en Defensa Nacional y Posgrado Internacional en Protección Radioógica y Seguridad Nuclear (OIEA), se desempeñó durante siete años como: Delegado por la Gendarmería Nacional Argentina, en el Comité Asesor en Protección Física de Instalaciones y Materiales Nucleares de la Comisión Nacional de Energía Atómica (C.N.E.A.). Participando en la confección de la Norma de Protección Física de Materiales e Instalaciones Nucleares (AR 10.13-1). Oficial de Enlace de Gendarmería Nacional Argentina ante la Comisión Nacional de Energía Atómica (C.N.E.A.), Oficial de Enlace de Gendarmería Nacional Argentina ante la Autoridad Regulatoria Nuclear (A.R.N.).todos dependientes de la Presidencia de la Nación. Participó en representación de la República Argentina en la “International Conference On Security Of Material-Mesures To Prevent, Intercept And Respond To Ilicit Uses Of Nuclear Material And Radioactive Sources” organizado por la IAEA, e INTERPOL el 07-11MAY01 en Stockholm, Sweden. Fué Jefe de la Div Seguridad de Objetivos Nucleares y Estratégicos que custodia la Gendarmería Nacional Argentina.


domingo, 28 de agosto de 2016

"LOS MÉDICOS FRACASAMOS AL NO HACER PREVENCIÓN" SI LA GENTE APRENDIERA A EVITAR LA OBESIDAD, A HACER EJERCICIOS, A NO FUMAR, A NO INGERIR AZÚCARES, LA MITAD DE LAS ENFERMEDADES SE PREVENDRÍA". Dr FERNANDO ROQUÉ MÉDICO CARDIÓLOGO.





Vanina Boco
De nuestra Redacción (fuente).

Cómo prevenir las enfermedades en cada etapa de la vida es el libro que el reconocido cardiólogo Fernando Roqué presentó, semanas atrás, en la ciudad de Córdoba. Según valoraciones de su autor, la obra “es el inicio de una lucha para difundir la necesidad de practicar la prevención en diferentes ámbitos, especialmente, el médico”. 

Dedicado a la medicina desde hace 40 años, el médico está convencido de que, durante este tiempo, se ha fracasado en la falta de desarrollo de acciones preventivas. “Los médicos no hemos podido controlar la producción de enfermedades. La mayoría de ellas son prevenibles y para eso tenemos que definir cuáles son los factores de riesgo que tiene cada persona y corregirlo”, asegura Roqué. Y remarca: “Esto ha pasado por nuestras narices y no nos dimos cuenta que ahí había que ir”.

 –¿Cómo se debería realizar la prevención? 

 –La prevención tiene que ser una cosa personalizada. El médico tiene que tomar al individuo cuando asiste al consultorio por la razón que fuera, establecer sus factores de riesgo con el interrogatorio y con análisis y luego definir los factores de riesgos para las enfermedades. A partir de ahí, establecer una estrategia de salud para el futuro de esa persona, pero no para el año que viene, sino para toda la vida. Porque definido el perfil de riesgo se puede saber si una persona está expuesta a tener un ataque cerebral, una muerte súbita cardíaca, un infarto de miocardio, hipertensión arterial, cáncer, y una serie de enfermedades que podemos detener a tiempo. 

Roqué sostiene que es necesario determinar los componentes genéticos de cada persona. De esta manera, –asegura– “se podrían prever muchas de las enfermedades”. 

Para el cardiólogo, la prevención es una acción que involucra a “los maestros, los medios, las facultades de medicina, la gente y los médicos principalmente”. 

 –¿De qué manera podrían actuar los maestros y la sociedad en general en la acción preventiva? 

 –Para mí, el libro es el comienzo porque es muy difícil escribir con rigor científico para que lo entienda todo el mundo. Al libro lo entiende cualquier persona que se ponga a leerlo. Entonces, la idea de escribir para la gente es para transferirle la responsabilidad y que después vengan a nosotros.Todo esto es una lucha muy particular que también involucra a la educación. Porque en las escuelas se debería pedir que los alumnos sepan educación vial; que les enseñen que tienen que usar preservativos porque no podemos exponernos al sida; y también, prevención de enfermedades. Creo que a los chicos hay que enseñarles lo que dispone el Ministerio de Educación, pero también hay que enseñarles a vivir. 

 –¿Cómo ve a Córdoba en materia de acciones preventivas? 

 –En general, Argentina destina muy poco dinero para la prevención. Recién ahora tenemos un ministro interesante que es Ginés González García y ha logrado algunas leyes; impulsó el plan Remediar; puso en vigencia el plan Nacer para darle cobertura a embarazadas y a chicos hasta los 6 años de vida. El ministro también ha impulsado la ley antitabáquica que se la encajonaron en el Congreso y ahora hay que presentarla de nuevo. Pero, en este contexto, Córdoba es una excepción. Tiene ley antitabáquica, tiene plan de asistencia primaria de la salud, y derivaron la asistencia provincial en las municipalidades, con mucho esfuerzo pero ahora con éxito. O sea que Córdoba está siendo puntero en esta temática. 

La facultad, el comienzo. 

Egresado de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de Córdoba, el cardiólogo radicado en Buenos Aires, sostiene que una parte fundamental del cambio en acción preventiva comienza en las aulas de las facultades. 

“Las facultades de medicina tienen que cambiar también. Porque los profesores están agarrados de la currículas, pero al final dejamos de lado cosas que son más importantes”, afirma Roqué. 

La propuesta del cardiólogo se completa con la atención en los consultorios, donde cada médico se debe encargar de elaborar una historia clínica con un perfil de riesgo del paciente. 

 “Los médicos deben asentar en la historia clínica los factores de riesgo, que es algo que no se hace. La historia clínica universal que es la que seguimos todos los médicos, es la misma que hace 100 años”, explica el médico. Y se queja: “Pero eso no conduce a definir los factores de riesgo (salvo algunos) y mucho menos el perfil de riesgo de las enfermedades prevenibles”. 

Para Roqué, la prevención debería empezar con uno mismo: “Si la gente aprendiera a evitar la obesidad; a hacer actividad física; a no fumar; a tomar dos copas de vino por día; a no ingerir azúcares refinadas, más de la mitad de las enfermedades se prevendría”, asegura el especialista.


UNIVERSIDAD DE LA DEFENSA SEMINARIO: “CIBERDEFENSA Y CIBERSEGURIDAD”. JUEVES 18 DE AGOSTO DE 2016.



Extraordinario evento, con destacados disertantes y un público de alto nivel. Un orgullo haber participado.

izq) El Tte. Cnel (R) Roberto Uzal, Doctor en Administración. Especialista en Administración Financiera. Certificado en Estudios Avanzados en Management (California State University, Los Ángeles, EE.UU.). Ingeniero Químico (Facultad de Ingeniería del Ejército). Licenciado en Sistemas. Investigador Categoría I; Proc. Ricardo Ferrer Picado, Co-Director de la Comisión de Defensa y Seguridad de la Red Argentino Americana para el Liderazgo (REAL); Contralmirante (R) Pedro de la Fuente. National Defense University, EE.UU. Universidad de los Andes, Chile. Universidad Austral, Argentina. Instituto Tecnológico de Buenos Aires (ITBA). Harvard Kennedy School of Government, EE.UU.; Dr. Julio César Spota. Decano de la Facultad de la Defensa (FADENA), Ministerio de Defensa; Dr. Ricardo Vanella. Fundador de REAL y Presidente de la Red Interamericana de Asociaciones de Alumni (IANAMERICAS); Daniel Sasia, Subsecretaría de Ciberdefensa, Ministerio de Defensa. Centro de Innovación Tecnológica (CIT) – Instituto Latinoamericano de Dirección de Proyectos (ILDP). Centro de Innovación Tecnológica (CIT) – ISACA. BASE4 University. EST - Facultad del Ejército - Universidad de la Defensa Nacional. UTN Facultad Regional Rosario; Norberto Adrián Gabott, Subcomisario Jefe División Delitos Financieros Informáticos, Dirección de Investigaciones Cibercrimen. Superintendencia de Investigaciones de Drogas Ilícitas y Crimen Organizado, Policía de la Provincia de Buenos Aires y Comisionado Mayor Carlos Gabriel Rojas, Comisionado Mayor - Jefe del Departamento de Investigaciones Especiales y Complejas. Superintendencia de Investigaciones - Policía Metropolitana. Oficial Superior, con 32 años de experiencia; desde el año 2001 investiga delitos informáticos;
















Caballeros OCSSPSIL asistentes:

Prof Dr Lic D Luis Alberto Somoza



sábado, 27 de agosto de 2016

SOMOS QUIENES ERAMOS. DR JUAN PIÑERO, MUERTO DE CÓLERA ASIÁTICO, EL 28 DE DICIEMBRE DE 1867, CUMPLIENDO CON SUS DEBERES DE PRESIDENTE DE LA MUNICIPALIDAD DE CÓRDOBA.




SOMOS QUIENES ERAMOS 

Dr Juan Piñero En su repositorio hay un cuadro de él que al pié reza"... Dr Juan Piñero, muerto de cólera asiático, el 28 de diciembre de 1867, cumpliendo con sus deberes de Presidente de la Municipalidad de Córdoba, hoy una calle lleva su nombre. 

Cursó estudios de medicina, se recibió con su tésis sobre "El alcoholismo". Desempeñó diversas funciones como el de practicante Mayor, por concurso, del Hospital Nacional de Clínica de Córdoba, Profesor del colegio Nacional de Rosario, Primer Director del conservatorio Nacional de Vacunas, Médico del Hospital San Roque en córdoba y Municipal de la ciudad de Córdoba. Con su señora Esposa, Doña Gertrudis Rojo, fueron padres de Doña Justa Piñero Rojo, esta madre del Ing Don Emilio Hilario Roqué Piñero, abuela de de Doña Elba Roqué Lascano de Lavado, bisabuelo del Cte Pr Dr Don Carlos Gustavo Lavado Roqué Ph.D.

martes, 23 de agosto de 2016

LAVADO ROQUE - ORDEN DE LOYOLA. DEL PRÓLOGO DEL LIBRO DEL PADRE SAENZ s.j., " LA NAVE Y LAS TEMPESTADES ". TEXTO ENVIADO EN AGRADECIMIENTO POR LA CONSTANTE LUCHA CONTRA EL NARCOTRÁFICO.



DEL PROLOGO DEL LIBRO DEL PADRE SAENZ, s.j.

 "LA NAVE DE LAS TEMPESTADES"

Texto enviado, en agradecimiento por la constante lucha contra el Narcotráfico, a S.E. el Cte Gran Maestre de la Orden Caballeros de Su Santidad el Papa de San Ignacio de Loyola. Cte Pr (R) Prof Dr D Carlos Gustavo Lavado Roqué Ph.D.*

From: acmastropierro@
Subject: CRISIS
Date: Tue, 20 May 2008 12:34:04 +0000



"En medio de cada una de ellas, Dios NUNCA DEJÓ DE SUSCITAR PERSONALIDADES VIGOROSAS que, no rindiéndose a las circunstancias , supieron enfrentar con lucudez y coraje la adversidad de la situación.

Refiriendose a esos hombres y mujeres PROVIDENCIALES escribía a fines del siglo XIX , ÉPOCA AZAROSA DE LA HISTORIA , MONS CHARLES E. Freppel , Obispo de Angers ( Francia ) fundador de la Universidad Católica de dicha ciudad y estrecho colaborador del Cardenal Lois E. Pie ( Pío ), el gran Obispo de Poitiers, tanto en el Concilio Vaticano I ,como en los combates de la época.

NO CONOZCO PÁGINAS MÁS BELLAS DE LA HISTORIA QUE AQUELLAS DONDE VEO UNA GRAN CAUSA EN APARIENCIA VENCIDA Y QUE ENCUENTRA A SU SERVICIO HOMBRES TAN ARROJADOS QUE NO SE ENTREGAN A LA DESESPERANZA.

He aquí los grandes ejemplos que conviene proponer a la generación de NUESTRO TIEMPO para inclinarla a que pongan al servicio de la religión y de la Patria un coraje que no se deje quebrar por las derrotas pasajeras del derecho y de la verdad.

Hablo a jóvenes que TENDRÁN QUE LUCHAR MÁS TARDE POR LA CAUSA DE DIOS Y DE LA SOCIEDAD CRISTIANA, EN LAS FILAS DEL SACERDOCIO, DE LA MAGISTRATURA, DE LA ADMINISTRACIÓN, DEL EJÉRCITO, O DE CUALQUIER OTRO PUESTO QUE HAYA COMPLACIDO A LA PROVIDENCIA ASIGNARLES.


LA VIRTUD DE LA FORTALEZA LES SERÁ NECESARIA EN TODA CIRCUNSTANCIA

Por que no decirlo hijos, el período de la historia en que se desarrollará la vida de uds. NO SE ANUNCIA COMO UNA ERA DE TRANQUILIDAD en que el acuerdo de las inteligencias y de las voluntades aleja el combate. Pero cualesquiera sean las alternativas de reveses o de éxitos que el futuro les reserve , la recomendación que yo querría darles es que jamás se entreguen al desaliente. Porque Dios , de quién somos y para quién vivimos, NO NOS MANDA VENCER SINO COMBATIR. El honor de una vida, así como su verdadero mérito, consiste en poder repetir hasta el fín aquellas palabras del Divino Maestro: " LO QUE DEBIMOS HACER, LO HICIMOS " ( Luc 17,10 ) el resto hay que dejarlo en manos de Dios, que dá la victoria o permite la derrota y que hace contribuir a una y otra al cumplimiento de sus eternos e impenetrables designios "

El hombre gris dedica estas ilustres páginas de un iluminado a todos los Argentinos de bien que aún luchan por SU PATRIA.

*Red Internacional Antinarcóticos "Los Caimanes"



domingo, 21 de agosto de 2016

CAMBIOS EN EL PADRENUESTRO: UN TRASTRUEQUE DOCTRINAL SO CAPA DE UNA TRADUCCIÓN MÁS ‘FELIZ’. Dr FERNANDO ROQUÉ.



Acerca del cambio introducido en la oración del Padrenuestro, consistente en la supresión de la palabra ‘deuda’ en la quinta petición,  para ser reemplazada por ‘ofensa’, cabe decir que la Iglesia, inspirada y guiada por el Espíritu Santo, ha tenido fundadas razones para mantener, desde sus mismos comienzos y durante casi dos mil años, la forma ‘tradita’, esto es, recibida de la Sacra Traditio. Examinemos pues esta ‘cuestión’, aunque sea en forma muy sucinta.

Pareciera a primera vista, que se podría aducir como razón suficiente a favor de la redacción que la Iglesia transmitió desde siempre como verdadera -la que lee ‘deuda ‘-, el argumento de que la misma repite o ‘copia’ la versión evangélica del Padrenuestro, la que trae el Evangelio de San Mateo, pues la de San Lucas es más breve. En efecto, mientras esta última consta de cinco peticiones, la de San Mateo incluye siete.  Para más claridad, y en vistas a las explicaciones que siguen,  transcribo aquí ambas ‘versiones’ evangélicas.
San Lucas: “Padre, santificado sea tu Nombre, venga tu Reino, danos cada día nuestro pan cotidiano, y perdónanos nuestros pecados, porque también nosotros perdonamos a todo el que nos debe, y no nos dejes caer en tentación” (Luc.11, 2-4). Y San Mateo por su parte:“Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre; venga tu Reino; hágase tu Voluntad así en la tierra como en el cielo. El pan nuestro de cada día dánoslo hoy; y perdónanos nuestra deudas, así como nosotros perdonamos a nuestros deudores; y no nos dejes caer en tentación, mas líbranos del Mal”.
Como vemos, en  la versión del primer Evangelio se habla de ‘deuda’, y no de ‘ofensa’; y en la versión lucana aparece el vocablo ‘pecado’ –por deuda-  en lo que pedimos que se nos perdone, y ‘deuda’ en relación con lo que tenemos que perdonar. Y si alguien objetara que estamos ante traducciones, susceptibles de perfectibilidad y por lo mismo sujetas a revisión, yendo al original vemos que en griego ‘oféilema’ significa precisamente eso: ‘deuda’.  Por eso mismo San Jerónimo en su traducción al latín, conocida como Vulgata,  puso  “debita nostra” y “debitoribus nostris” (“nuestras deudas” y “a nuestros deudores” respectivamente).

Pero antes de aducir los fundamentos teológicos  que respaldan  la elección por parte de la Iglesia del vocablo en cuestión, vuelvo al principio del párrafo precedente, donde decía que la Iglesia parecería no haber hecho otra cosa que ‘copiar’ la letra del Evangelio, dando de esta manera por afirmado que la Iglesia estaría fundada en lo doctrinal, primariamente en la Escritura, al estilo de las pseudo religiones basadas en un libro, de las que el Protestantismo es un caso paradigmático. La realidad en cambio, es que la fuente doctrinal primera de la Iglesia es la Traditio Apostólica, entendiendo por tal el ‘totum’ –elenco completo-  de las enseñanzas que Nuestro Señor Jesucristo ‘entregó’ (tradidit) a sus Apóstoles, completadas tras la Ascensión, por las Revelaciones del Paráclito Divino: “El Paráclito, el Espíritu Santo, que el Padre enviará en mi nombre, os lo enseñará todo y os recordará todo lo que yo os he dicho” (Jn.14, 26). Y: “Mucho podría deciros aún, pero ahora no podéis con ello. Cuando venga él, el Espíritu de la Verdad, os guiará hasta la verdad completa; pues no hablará por su cuenta, sino que hablará de lo que oiga, y os anunciará lo que ha de venir”. (Jn.16, 12-13).   Dicho de otro modo, lo escuchado por los Apóstoles de labios del propio Verbo eterno hecho carne, como ‘didakhé’ (doctrina) que viene de lo Alto, del seno mismo del Padre: “Mi doctrina no es mía, sino del que me ha enviado” (Jn.7, 16), o bien: “…porque yo no he hablado por mi cuenta, sino que el Padre que me ha enviado me ha mandado lo que tengo que decir y hablar, y yo sé que su mandato es vida eterna. Por eso, las palabras que yo hablo las hablo como el Padre me lo ha dicho a mí” (Jn.12, 49-50), acogido y guardado por los discípulos sin cambio alguno, es lo que ellos a su vez transmiten a sus sucesores.
Así pues, es esta ‘didakhé,’ que el Verbo transmite a sus Apóstoles como palabra escuchada en el seno del Padre, la fuente primera de la ‘parádosis’ o ‘traditio’ apostólica. Queda pues claro, que la misma no sólo es anterior a la Escritura, sino que es fuente de la misma, punto éste impugnado abiertamente por Lutero, y negado implícitamente por sus secuaces del Vaticano II. Cabe aclarar no obstante, en primer lugar, que en todo caso el valor de fuente de la Verdad revelada que la Iglesia asigna al texto bíblico, es en tanto éste mismo resulta´testigo’ o una expresión calificada de la Traditio Apostólica, pues la redacción de aquél se estima tuvo lugar hacia el año 51, cuando la doctrina revelada, transmitida hasta ese momento sólo oralmente, encuentra su primera expresión escrita; y en segundo lugar, que aquella traditio primera encuentra de algún modo su continuidad, como tradición viviente, a lo largo de la vida de la Iglesia movida por el soplo del Paráclito Divino, y es la expresión de su continuidad en la unidad, esto es, sin ruptura alguna posible con su fuente.   
Y yendo, tras este ‘excursus’, a las razones propiamente teológicas por las que en el Padrenuestro debemos con propiedad decir ‘deudas’, y no  ‘ofensas’,  trascribo primero un texto de Santo Tomás, el que con su habitual claridad declara: “A Dios le debemos lo que le hemos arrebatado de sus derechos. Es derecho de Dios que hagamos su voluntad, prefiriéndola a la nuestra. Arrebatamos a Dios su derecho cuando anteponemos nuestra voluntad a la suya; en eso consiste el pecado. Así pues, los pecados son nuestras deudas. Es consejo del Espíritu Santo que pidamos a Dios perdón por nuestros pecados; y por eso decimos: “Perdónanos nuestras deudas” (El remarcado me pertenece).
En el mismo sentido, el Catecismo del Concilio de Trento –también conocido como Catecismo de San Pío V, porque fue este Papa el que lo aprobó-, en su  Parte 4ª, Cap. XIV, N° 12, bajo el título que reza “Qué debe entenderse con el nombre de deudas, según el sentido de la petición” dice:  “Seguirán después [está referido a los párrocos] el mismo método que creímos conveniente observar en las demás peticiones, para que comprendan los fieles qué significan aquí las deudas; … Y en primer lugar, conviene saber que de ningún modo pedimos se nos dispense del amor, que debemos absolutamente a Dios, con todo nuestro corazón, con toda nuestra alma y con toda nuestra inteligencia, pues la solución de esta deuda es necesaria para salvarnos. Incluyéndose también bajo el nombre de deudas la obediencia, el culto, la veneración y demás obligaciones de esta clase; tampoco pedimos que no se las debamos en adelante, sino que pedimos nos libre de los pecados, pues así lo interpretó San Lucas, que puso pecados en lugar de deudas, porque, al cometerlos, nos hacemos reos ante Dios y quedamos sujetos a las penas debidas, que satisfacemos o pagando o padeciendo; deuda de esta clase fue a la que se refirió Cristo Nuestro Señor por medio del Profeta: ‘Pagado he lo que yo no había robado’ (Ps. LXVIII,5). En virtud de estas palabras del Divino Verbo, puede entenderse que nosotros, no sólo somos deudores, sino que, además, no somos aptos para pagar (Luc. VII, 41,4), puesto que el pecador no puede por sí mismo satisfacer.”
En estas palabras del Santo Concilio, descubrimos la honda significación doctrinal implicada en la palabra ‘deuda’, en el contexto de referencia. En efecto, sin temor a exagerar, podría decirse que toda la teología de la Redención, uno de los temas centrales en el vasto horizonte teológico de San Pablo, aparece  involucrada en esta categoría semántica de ‘deuda’, pues ‘redención’ es el substantivo correspondiente al verbo ‘redimere’, que significa justamente ‘recomprar’, ‘readquirir’, ‘rescatar’ algo pagando por ello. Y bien sabemos  lo que nos enseña el Apóstol como verdad de fe, que Cristo Jesús pagó por nosotros en la Cruz, rescatándonos así de la esclavitud del pecado y del dominio del Príncipe de este mundo. Abundan los pasajes escriturísticos al respecto, pero por amor a la brevedad bastará con citar un pasaje de la carta a los efesios: “En Él y por su sangre fuimos rescatados, y se nos dio el perdón de los pecados, fruto de su generosidad inmensa que se derramó sobre nosotros” (Ef. 1,7); y el segundo es de la carta a los colosenses: “Anuló el comprobante de nuestra deuda, la nota de cargo que había contra nosotros, la de las prescripciones con sus cláusulas desfavorables, y la suprimió clavándola en la Cruz. Y, una vez despojados los Principados y las Potestades, los exhibió públicamente, incorporándolos a su cortejo triunfal” (Col.2,14-15).
A la luz de lo expuesto, queda patente que la única razón que pudo mover a los autores del cambio analizado, no fue otra que la que motorizó todas las otras ‘mutaciones’ operadas desde el Vaticano II en adelante y hasta el presente, y que apuntan a abolir la Fe verdadera y destruir la Iglesia, por medio del ataque sistemático a todas sus expresiones: el culto, los sacramentos, la doctrina, la teología, las instituciones, los sacramentales,  las dignidades sacras, la disciplina, etc;  para colocar en su lugar un remedo, (no olvidemos que el demonio es el gran ‘mico’ de Dios), la contra-iglesia al servicio del Anticristo, no sólo en Roma  sino en toda la vastedad del orbe.
Pero frente a todo esto, a nosotros nos deben bastar estas palabras: “Tenemos, pues, un Sumo Sacerdote excepcional, que ha entrado en el mismo Cielo, Jesús, el Hijo de Dios. Esto es suficiente para que nos mantengamos firmes en la fe que profesamos. Nuestro Sumo Sacerdote no se queda indiferente ante nuestras debilidades, pues ha sido probado en todo igual que nosotros, a excepción del pecado. Por lo tanto, acerquémonos con plena confianza al Dios de bondad, a fin de obtener misericordia y hallar la gracia del auxilio oportuno”(Heb.4, 14-16).
Para descargar en formato PDF, pulse AQUÌ