martes, 22 de agosto de 2017

22 de agosto de 2006: se promulga la Ley Nº 26.125 que declara a Güemes Héroe Nacional.




22 de agosto de 2006: se promulga la Ley Nº 26.125 que declara a Güemes Héroe Nacional. en su artículo primero expresa: Declárase Héroe Nacional a Don Martín Miguel de Güemes, único general argentino muerto en acción de guerra el 17 de Junio de 1821, en la histórica epopeya de la emancipación del continente americano.


Don Carlos Gustavo Lavado Ruíz y Roqué Lascano Ph.D. Lazos familiares con el General Don "Martín Miguel de Güemes". i. ISAAC3 ROQUÉ GÜEMES, b. 1846, Córdoba, Córdoba, Argentina; d. 29 de marzo 1920, Córdoba, Córdoba, Argentina. 10. ii. ENRIQUETA ROQUÉ GÜEMES, b. 1847, Córdoba, Córdoba, Argentina. iii. CONSTANCIA ROQUÉ GÜEMES, b. 10 1849, Córdoba, Córdoba, Argentina; m. PABLO C BELISLE, 09 Jun 1892, Córdoba, Córdoba, Argentina; Matrimonio: Nuestra Señora del Pilar.

domingo, 20 de agosto de 2017

21 de Agosto de 2017 105 Aniverario del Natalicio de Doña Elba Roqué Lascano de Lavado, solo muere quien es olvidado.




SÓLO MUERE QUIEN ES OLVIDADO
 No es la muerte quien mata las almas 
Nadie muere por ser enterrado 
El recuerdo y el alma no mueren 
Sólo muere quien es olvidado


21 de agosto de 1912 – 21 de agosto de 2017 
Doña Elba Roqué Piñero y Lascano Hernandez (+)


Hija del Ing Don EMILIO HILARIO ROQUÉ PIÑERO y de Doña VICENTA BALVINA LASCANO HERNANDEZ, nació en la Ciudad de Córdoba, República Argentina en su residencia familiar de la Calle Entre Ríos 362. 


Sus hermanos 


MARIA NELLI CRISTINA ROQUÉ LASCANO, b.24 july 1891, -30 January 1965 Córdoba, 
HUGO ROQUÉ LASCANO, m. AMANDA ALVAREZ. 17 May 1893 1 February 1962
MIGUEL ANGEL ROQUÉ LASCANO, m. ROJO. 14 Julio 1895 18 sep 1942
JULIA IDEALINA ROQUÉ LASCANO.19 September 1899 -27 October 1926
EMILIO ROQUÉ LASCANO.30 mayo 1900, 10 novembre 1955
CELIA ROQUÉ.LASCANO. 1 July 1903 1 deJuly de 1992
ENRIQUE ROQUÉ LASCANO.8 June1905-9 November 1953
ELVIRA ROQUÉ LASCANO, b. Dec 29 March 1907, 6 August 1965, Córdoba, Córdoba, Argentina.

Catedral de Córdoba Calotipo tomado por el Ing Don Juan Roqué 1845 y 1850

  Fue bautizada en la Catedral de Córdoba

 el 10 Dic 1912 

El 2 de julio de 1931 contrajo matrimonio con Don Juan Carlos Lavado Ruiz, la ceremonia religiosa se llevó a cabo en la residencia de la calle Cangallo 2581, Ciudad de Buenos Aires, el oficio estuvo a cargo del cura párroco de el la Parroquia de Nuestra Señora de Balvanera .


Sus hijos Doña Leticia Lavado Roqué, Doña Lucrecia Lavado Roqué ; y Don Carlos Gustavo Lavado  Roqué.

martes, 1 de agosto de 2017

Calotipo que tomó mi tatarabuelo Ing Don Juan Roqué 1845 y 1850.



El calotipo(del griego “kalos”, bello) considerado como el predecesor de la fotografía moderna, es un método fotográfico creado por el científico inglés William Fox Talbot y basado en un papel sensibilizado con nitrato de plata y ácido gálico que, tras ser expuesto a la luz, era posteriormente revelado con ambas sustancias químicas y fijado con hiposulfito sódico.​
Este procedimiento es el primero que genera una imagen en negativo que podía ser posteriormente positivada tantas veces como se deseara, a diferencia del daguerrotipo, que era un positivo directo único. Además, era mucho más económico por usar como soporte el papel en lugar del metal. De este modo introduce dos características muy importantes para el posterior desarrollo de la fotografía: la imagen múltiple, y su costo muy económico.
Además, el daguerrotipo se utilizaba mayoritariamente para plasmar retratos mientras que en el calotipo escenarios y paisajes. En aquella época, debido a que los retratos requerían de más tiempo para ser materializados era más fácil capturar paisajes o escenas. Esta parece ser la razón más coherente para que hubiera más daguerrotipos de retratos y más calotipos de paisaje.​ El calotipo tuvo una relación importante con la arquitectura, ya que a partir de 1850 se utilizó para registrar sitios históricos, sobre todo en Francia. Fotógrafos como Henri Le Secq (1818-1882), Charles Marville y Charles Nègre (1820-1880) llevaron a cabo calotipos de monumentos como las catedrales de Notre-Dame, de Chartres y de Amiens.​
Fue el proceso fotográfico más utilizado entre los que empleaban papel antes del descubrimiento de la copia a la albúmina y se estuvo utilizando aproximadamente hasta 1860. Así pues, si bien Talbot no consiguió pasar a la historia como el padre de la fotografía, sí lo hizo como inventor del proceso negativo-positivo, que es el que finalmente llegaría hasta nuestros días y que, en definitiva, una vez perfeccionado convenientemente, supuso la base de la fotografía contemporánea.
También es conocido con el nombre de «Talbotipo» o «impresión al papel salado» (Salt print en inglés).​

 Director General del Archivo Fotográfico de Córdoba

WWW.ORDENDELOYOLA.COM.AR - ordendeloyola@gmail.com  facebook

miércoles, 28 de junio de 2017

Tcnl Don José María Rojas veterano de la primera y segunda Invasión Inglesa. Hoy el Batallón Arsenales 604 lleva su nombre.




Las Invasiones Inglesas fueron dos expediciones militares fracasadas que el Imperio británico emprendió en 1806 y 1807 contra el Virreinato del Río de la Plata —perteneciente a la Corona española— con el objetivo de anexarlo. Ocurrieron en el marco de la Guerra anglo-española (1804-1809), undécima guerra anglo-española.

Ambos intentos fallidos significaron la incorporación de la región a las Guerras Napoleónicas, conflicto que enfrentó a las dos potencias dominantes de la época, el Reino Unido y Francia. La guerra en Europa otorgaba a los vastos territorios de Hispanoamérica un papel estratégico y económico de gran importancia para el Reino Unido, que se hallaba por entonces en plena revolución industrial y que pretendía terminar con el Imperio español.

Hubo dos invasiones inglesas al Río de la Plata:

la Primera Invasión Inglesa de 1806, en la que las tropas británicas ocuparon la ciudad de Buenos Aires, capital del Virreinato del Río de la Plata, y que fueron vencidas 46 días después por un ejército proveniente de Montevideo comandado por Santiago de Liniers, al que se sumaron milicias populares porteñas, proceso conocido como la Reconquista.

la Segunda Invasión Inglesa de 1807, en la que las tropas británicas, luego de tomar Montevideo, fueron rechazadas cuando intentaron ocupar Buenos Aires, por las fuerzas defensoras, que se componían de tropas regulares y de milicias urbanas, integradas por población que se había armado y organizado militarmente durante el curso de las invasiones; el proceso conocido como la Defensa.

Quedó en evidencia la eficacia de las milicias del imperio español para defender a sus territorios en el contexto de los conflictos internacionales de la época. Pero la participación de las milicias en la Reconquista primero y al año siguiente en la Defensa aumentaron el poder y la popularidad de los líderes criollos militares e incrementaron la influencia y el fervor de los grupos independentistas. Paralelamente, estos motivos convirtieron a las Invasiones Inglesas en uno de los catalizadores de la causa emancipadora en el Virreinato del Río de la Plata.

Tanto la Reconquista como la Defensa de Buenos Aires ante las Invasiones Inglesas tuvieron un lugar relevante como antecedente inmediato de la Revolución de mayo de 1810 que dio inicio al proceso de Independencia de la Argentina. Durante su curso, por primera vez prevaleció la voluntad del pueblo sobre el mando del Rey de España, cuando los vecinos de Buenos Aires, mediante el cabildo abierto del 10 de febrero de 1807, depusieron al virrey designado por el rey —hecho excepcional en los anales de la historia hispanoamericana— para elegir al francés Santiago de Liniers en su lugar. Asimismo, la creación en esa ocasión del Regimiento de Patricios, como milicias populares voluntarias, y la elección por parte de los propios milicianos del potosino Cornelio Saavedra —futuro presidente de la Primera Junta patria— como jefe del cuerpo, sentaron las bases de un ejército patriota capaz de alzarse contra las tropas realistas. La participación popular en la lucha armada es tradicionalmente representada con la imagen de los habitantes de Buenos Aires arrojando aceite hirviendo sobre los invasores desde los techos de las casas.

Estos hechos se desarrollaron en un contexto histórico más amplio, de disputas territoriales en América, entre el Reino Unido, el Imperio español, Portugal, Francia y más tarde los Estados Unidos, en un período que se extendió desde la fundación de Colonia del Sacramento en 1680, hasta el reconocimiento por parte del Reino Unido de la Independencia Argentina con la firma de un tratado de paz y comercio en 1825, luego de la declaración de la Doctrina Monroe. Estos tratados no evitarían nuevos intentos de expansión del colonialismo británico sobre el Cono Sur de América que se produjo con la Invasión inglesa a las islas Malvinas en 1833.

"Sobremonte se perdió el espectáculo [la entrada a la ciudad de los ingleses] porque, cuando desde el fuerte vio con su catalejo las casacas coloradas a la altura de Barracas, decidió partir hacia Córdoba para reunir un ejército reconquistador. De paso, se llevó todos los caudales, la familia, los criados, la ropa y el catalejo.

Una comitiva recibió a Beresford con los brazos abiertos, pero el inglés miró de reojo, con su ojo no emparchado, y aclaró que si no aparecían los caudales, la convivencia no sería agradable. A la comitiva no le tembló la mano para señalar el camino a Córdoba y, de inmediato, se organizó una expedición hispano-criollo-británica para capturar el botín. En Lujan, alcanzaron las carretas cargadas de cofres y baúles. Sobremonte ya no estaba en el pueblo: los vio venir, saludó a las apuradas y siguió su camino a todo galope, abandonando el tesoro real.

Es necesario reconocer que el virrey Sobremonte fue el primero en concebir un plan para expulsar a los invasores. Pero tardó tanto en ejecutarlo, que cuando finalmente partió con su ejército cordobés hacia Buenos Aires, la ciudad ya había sido reconquistada por Liniers."

28 DE JUNIO DE 1807. SEGUNDA INVASIÓN INGLESA AL RÍO DE LA PLATA. Mi abuelo chozno el Tcnl D José María Rojas Argerich combatía como voluntario de la Legión de Patricios de Buenos Aires. Hoy el Batallón de Arsenales 604 lleva su nombre.




Luego de la primera invasión del 25 de junio de 1806, en Buenos Aires se preveía la posibilidad de un nuevo intento de ocupación británica. Santiago de Liniers impulsó a la población a sumarse a las milicias, las que hacia octubre de 1806 contaban con alrededor de 8.500 hombres, de los cuales sólo 3.000 eran españoles. 

La segunda invasión inglesa llegó al mando del mayor general Whitelocke, quien desembarcó en la ensenada de Barragán con unos 8.000 hombres. Santiago de Liniers -comandante militar- y Martín de Álzaga -alcalde- encabezaron la defensa de la ciudad. Nuevamente, los ingleses fueron derrotados; y el pueblo de Buenos Aires tuvo un papel protagónico en la contienda. 

El historiador Vicente Fidel López la describió así: 

"Por fuera del fuerte, espiaban a los ingleses a su paso, mujeres, muchachos, viejos y gente suelta para los que habían faltado armas de fuego; prontos todos a arrojarles materias alcohólicas en llama, agua y aceite hirviendo, muebles, piedras, y mil otros proyectiles mas o menos serios".

Tras una valiente resistencia, el general inglés Whitelocke pidió el cese del fuego el 6 de julio de 1807, firmando al día siguiente el tratado que puso fin a la lucha.

martes, 27 de junio de 2017

27 de junio de 1806 Un Día Como Hoy: mi abuelo chozno el Tcnl D José María Rojas Argerich y el General D Martín Miguel de Güemes combatían juntos, fué un hecho inédito en la marina que un buque sea tomado por caballería.



27 de junio de 1806: Ante las invasiones inglesas, las autoridades del Virreinato del Río de la Plata aceptaron la intimación de Beresford y entregaron Buenos Aires a los británicos. En la tarde de este mismo día, las tropas británicas desfilaron por la plaza mayor (la actual Plaza de Mayo) y enarbolaron la bandera del Reino Unido, que permanecería allí por 46 días. El virrey Sobremonte abandonó la capital en la mañana y se retiró a Córdoba. 

Fue con la ayuda del Gral Güemes que se logra reconquistar la ciudad de Bs As, así, al caer la tarde del 12 de agosto, el joven Güemes que se encontraba en esa ciudad, al mando de un grupo de jinetes montados con el agua hasta el cuello de los caballos, tomó la fragata de bandera inglesa conocida como “Justina” que por la bajante de las aguas, había quedado varada en el río, hoy en día el lugar exacto de este hecho esta cubierto por la tierra que le gano al mar y allí se levanta la ex Torre a los Ingleses . 

Es un hecho inédito en la marina que un buque sea tomado por caballería. Al fragor de todo esto los porteños empujaron a los ingleses atrincherados en las calles hasta replegarlos en la Plaza Mayor guarnecida con 18 piezas de cañón y con soldados apostados sobre las terrazas que daban a la plaza de la Recova. 

El grueso de las tropas criollas bajaron hacia la plaza por las calles San José (actual Florida) al mando de Liniers. Luego de más de tres horas de combate, los ingleses se replegaron hasta el interior del Fuerte e izaron la bandera blanca pidiendo las condiciones de capitulación. Pero no fue admitida, y la balacera volvió a arreciar contra la casa de gobierno. 

Recién después de que Beresford mandara a izar la bandera española, el combate concluyó. Los británicos habían perdido 157 hombres y 1200 prisioneros. Los criollos padecieron 205 bajas. La rendición oficial se realizó a 150 metros de la puerta del fuerte bajo los arcos del Cabildo cuando Beresford después de haber entregado todas las armas, estrechó la mano de Liniers en esa tarde de frío brutal.




Don Carlos Gustavo Lavado Ruíz y Roqué Lascano Ph.D. Lazos familiares con el General Don "Martín Miguel de Güemes". i. ISAAC3 ROQUÉ GÜEMES, b. 1846, Córdoba, Córdoba, Argentina; d. 29 de marzo 1920, Córdoba, Córdoba, Argentina. 10. ii. ENRIQUETA ROQUÉ GÜEMES, b. 1847, Córdoba, Córdoba, Argentina. iii. CONSTANCIA ROQUÉ GÜEMES, b. 10 1849, Córdoba, Córdoba, Argentina; m. PABLO C BELISLE, 09 Jun 1892, Córdoba, Córdoba, Argentina; Matrimonio: Nuestra Señora del Pilar 

lunes, 26 de junio de 2017

Energía Nuclear. Un retroceso de más de 40 años. Por Carlos José Aga Presidente de la Fundación Consejo para el Desarrollo Argentino.




Hoy se celebra un aniversario más de la creación en 1950 de la Comisión Nacional de Energía Atómica y desgraciadamente hay que señalar que, salvo por la formalidad del acontecimiento, no hay mucho para festejar.

Pese a las apariencias, el denominado “Plan Nuclear Argentino” atraviesa la última fase de su desmantelamiento, dejando en el pasado sus objetivos y los extraordinarios logros que había alcanzado.

Todas las acciones llevadas a cabo en gran parte de los 67 os de historia atómica, estaban orientadas a crear y consolidar una industria nuclear en el país, capaz de competir con las naciones líderes en las distintas aplicaciones de esta tecnología de punta, en especial para las grandes centrales de potencia.

Es por eso que, cuando se decide construir Atucha I el esfuerzo de la CNEA se concent en que la central no constituyera una “caja negra, sino más bien una “caja gris donde hubiera participación argentina en los suministros electromecánicos, los montajes y las obras civiles. Así, se logró, hacer el 90% de las obras civiles, fabricar en el país el 13% de los equipos y realizar el 60% de los montajes. Un gran logro para la primera central en todo el mundo de habla hispana.

La misma filosofía se aplicó cuando se decidió la construcción de la Central Nuclear Embalse en 1974, pero procurando ampliar aun más la capacidad local. La industria argentina aportó entonces el 100% de las obras civiles, 65% de los montajes, 40% de los suministros electromecánicos y, por primera vez, el 30% de la ingeniería se realizó por profesionales argentinos.

Cuando se comple esta unidad, ya se había comenzado la construcción de Atucha II y el denominado sector nuclear argentino ya tenía unas 240 empresas calificadas tecnológicamente para responder a estos grandes emprendimientos. Por entonces había alcanzado la capacidad de hacer la totalidad de las obras civiles, el 75% de los suministros y cerca del 65% de la ingeniería. Con ese contrato, el sistema de adquisición llave en mano” había concluido.

Los contratos de transferencia de tecnología” que el país había suscripto con Alemania y Canadá rindieron sus frutos, porque habíamos desarrollado una estructura  tecnológica  liderada  por  la  CNEA  suficientementcapacitada  para recibir e interpretar correctamente esos conocimientos.

Paralelamente, justo al inicio de las obras de Atucha II el país alcanzó por sus propios medios el dominio completo del ciclo de combustible nuclear, un podio eel que ubicaba hasta ese momento sólo un pequeño puñado de naciones que eran las más avanzadas de la tierra.

El  extraordinario  éxito  nuclear  argentino  despertaba  admiración  en  todo  el mundo. Y así llegamos a las primeras exportaciones tecnológicas con pequeños reactores, entrenamiento y formación de profesionales de muchos países en nuestro prestigioso Instituto Balseiro en Bariloche.

El Plan Nuclear contemplaba continuar con la instalación de otras tres centrales de potencia, después de 1987, cuando Atucha II entrara en servicio. Simultáneamente, se estaban construyendo las facilidades para producir el agua pesada para abastecer a estos reactores y un proceso de enriquecimiento del uranio en Pilcaniyeu.

Sin embargo, durante el gobierno de Raúl Alfonsín comenzaron las presiones para abandonar el desarrollo nuclear; y finalmente este proyecto de las tres centrales fue  cancelado,  al  mismo  tiempo  que las  obras  de Atucha  II  comenzaban  a languidecer a causa del retaceo presupuestario. Una buena parte de la industria nuclear ent en crisis, porque las grandes inversiones realizadas para acceder al alto estándar exigido por esta tecnología,  perdían horizonte y sustentacn. Esas empresas tuvieron pérdidas irrecuperables y finalmente sucumbieron.

El gobierno de Ménem, luego de fracasar en su intento de vender las centrales nucleares, decidió paralizar completamente el proyecto de Atucha II en 1994, cuando  ya  se  habían  entregado  casi  todos  los  componentes  y se  había completado el 90% de las obras civiles y 65% de los montajes.  Tres os más tarde, también se cance la actividad minera del uranio.

Esta parálisis se prolon por espacio de 20 años. Tiempo más que suficiente para la extinción masiva de la industria nuclear, desapareciendo la totalidad de las empresas  privadas  que se habían desarrollado a partir de 1967, cuando  se iniciaron los primeros trabajos en Atucha I.

Desde la cancelación del programa (hace 37 os) de tres centrales nucleares por el gobierno de Alfonsín, ya se hablaba de las mini centrales nucleares (especialmente del Carem) como un placebo con el que se entretiene desde hace casi cuatro décadas la burocracia nuclear, casi en los mismos términos que se lo hace hoy en a. Como un plan nuclear “de bolsillo, en cualquier sentido que los lectores quieran entender. Así, como reemplazo de los grandes proyectos de anto, nació el nucleomodelismo” argentino.

Al  reactivarse  la  obra  de  Atucha  II,  en  2006,  fueron  muchos  los  recursos humanos y técnicos faltantes para completar lo poco que quedaba por hacer. Los más experimentados estaban jubilados, se habían ido del país o habían fallecido. Con la extensa parálisis, el recambio generacional que es tan importante en las organizaciones  tecnológicas,  es quebrado

Hay  que  resaltar  el  méritextraordinario  de  quienes  lograron  armar  la  central  a  pesar  de  tantas limitaciones, pero no hay que desconocer que se trata de un fracaso resonante provocado por la política seguida.

Atucha II, una central diseñada en los años 70, se conec a la red con 27 años de atraso, siendo la central nuclear más costosa del mundo, para sus escasos 74MW de potencia. Según las autoridades de ese momento, en los ocho os que mediaron entre su reactivación   y su puesta en marcha, el gobierno invirtió 14.000 millones de dólares, es decir, el equivalente a seis centrales del plan nuclear original si se suma todo lo hecho desde 1982.

Y esto es serio, porque las importaciones de energía cuestan hoy tanto como los intereses de la deuda externa. De haber utilizado bien el dinero malgastado, tendríamos todas esas centrales operando y no haría falta importar energía, sino que por el contrario, estaríamos exportando, generando riqueza para país.

En cuanto a Atucha I, su futuro es incierto ya que han pasado 43 años desde su puesta en marcha con una vida útil programada para 30. Embalse, fuera de servicio desde diciembre de 2015 para realizar un programa de extensión de su vida útil ya presenta desvíos en sus cronogramas y no se puede saber con exactitud cuando volverá a funcional.

Para colmo, dado la clausura de la producción local, la totalidad del uranio que se consume en la Argentina es importada. Este escenario que tenemos es exactamente lo contrario de lo planificado: una dependencia de proveedores internacionales que, por diversas circunstancias, podrían cortar el abastecimiento de este elemento, clausurando la actividad nuclear argentina en su totalidad.

El acuerdo con China, gestado por el gobierno de Cristina F. de Kirchner y ratificado por Mauricio Macri en su reciente viaje, más que una solución para la continuidad se la lápida final del plan nuclear.

A cambio de préstamos que el gobierno no consigue en otras partes, y atado a otras obras inconvenientes como las represas sobre el Río Santa Cruz, hemos vuelto a comprar llave en mano, es decir un retroceso que nos transporta 1967. Y ades, lo hacemos mediante contrataciones “directas, es decir, sin licitación con lo que Argentina queda atada tecnológicamente a China, a sus ingenieros  técnicos  y  sobre  todo  a  sus  proveedores.  El  convenio  también implican cambios en el tipo de reactor y combustible con lo que ya no habrá compatibilidad ni de insumos, ni de repuestos ni de consumibles.

Se trata de dos unidades que serán construidas por la Corporación Nuclear de China que costarán 14.700 millones de dólares, de los cuales China aportará 12.500 con un crédito a devolver hasta el año 2038, con un interés anual de4,8%, más el seguro de riesgo que los bancos chinos aplicarán a nuestro país.

Como frutilla” del postre, el día 9 de mayo de 2017 se confir oficialmente que se había producido un atentado contra un trabajador utilizando material radiactivo sacado clandestinamente de alguna de las instalaciones nucleares.

A pesar de la gravedad del hecho criminal en sí, esto tiene otras implicancias gravísimas porque lo que se ha descubierto destruyó la confiabilidad internacional sobre las actividades nucleares que se realizan en nuestro país. El hecho demuestra que, en violación a nuestras propias normas de seguridad y a los requisitos de los Tratados Internacionales de los que el país forma parte, es posible que materiales nucleares sean sacados de las zonas controladas por manos anónimas y con fines desconocidos. Algo que nunca había ocurrido y que seguramente llevará al país a sentarse en el banquillo de los sospechosos ante los organismos nucleares internacionales.

31 de mayo ex día de Energía Atómica.


*El Cte Pr (R) Académico Dr D Carlos Gustavo Lavado Roqué Ph.D, Posgrado en Protección Radioógica y Seguridad Nuclear (OIEA), Diplomado en Defensa Nacional (Universidad de la Defensa), se desempeñó durante siete años como: Delegado por la Gendarmería Nacional Argentina, en el Comité Asesor en Protección Física de Instalaciones y Materiales Nucleares de la Comisión Nacional de Energía Atómica (C.N.E.A.). Participando en la confección de la Norma de Protección Física de Materiales e Instalaciones Nucleares (AR 10.13-1). Oficial de Enlace de Gendarmería Nacional Argentina ante la Comisión Nacional de Energía Atómica (C.N.E.A.), Oficial de Enlace de Gendarmería Nacional Argentina ante la Autoridad Regulatoria Nuclear (A.R.N.).todos dependientes de la Presidencia de la Nación. Participó en representación de la República Argentina en la “International Conference On Security Of Material-Mesures To Prevent, Intercept And Respond To Ilicit Uses Of Nuclear Material And Radioactive Sources” organizado por la IAEA, e INTERPOL el 07-11MAY01 en Stockholm, Sweden. Fué Jefe de la Div Seguridad de Objetivos Nucleares de la Gendarmería Nacional Argentina. Publicaciones "El accidente de Chernobil cómo y por qué pasó". Revista "Centinelas" Una Década después de Chernobil. También relacionado Normas de la OPS para actuar en desastres. Trabajo de planeamiento Comando Táctico de Operaciones .